Las hipotecas a plazos más largos registrarán rebajas hasta del 50%

El Euríbor cierra junio con un nuevo mínimo, del 1,61%

Cuando parecía que al Euríbor le faltaban fuerzas para seguir cayendo, llegó Jean-Claude Trichet para darle otro empujón hacia el suelo. El Banco Central Europeo (BCE) anunció el pasado miércoles la mayor inyección de dinero realizada nunca, superior a 440.000 millones de euros. Un día más tarde, el índice que condiciona lo que pagan por sus préstamos millones de europeos, que ya lleva un año de desplome, experimentó la mayor bajada de los últimos cinco meses. Este descenso ha contribuido a que cierre junio en otro mínimo histórico: el 1,61%. Y van cuatro consecutivos.

El margen de caída es ya muy estrecho, avisan los analistas, pero el descenso de este mes dará otro bocado importante a lo que las familias desembolsan por la hipoteca. Si hace un año el Euríbor superaba el 5,36%, el índice se encamina ahora hacia el 1,5%, una cifra que, según Analistas Financieros Internacionales (AFI), alcanzará en los próximos meses.

Más información

Más del 30% de ahorro

El alivio en los presupuestos será considerable para las familias y empresas con deudas ligadas al Euríbor, pero mayor aún para los que tengan hipotecas a plazos más largos. El ahorro de un préstamo medio -150.000 euros con un diferencial del 0,5% a devolver en 25 años- será de 310 euros al mes. Es decir, 3.720 euros en un año para los que revisen su crédito con el dato de junio y lo comparen con el de un año atrás. Eso supone un ahorro del 32%. Pero el alivio puede llegar hasta la mitad de la cuota actual para los préstamos que se tienen que devolver a más de 50 años (ver gráfico). Esto ocurrirá en los casos en los que la entidad financiera no haya incluido un suelo para el Euríbor en el contrato que dio a firmar a su cliente. Muchos hipotecados se han enterado de la existencia de esta cláusula cuando creían que estaban a punto de recibir una inyección en su bolsillo.

Pablo Guijarro, experto de AFI, atribuye la caída a que el mercado comienza a barajar la idea de que las dificultades económicas obliguen al BCE a reducir de nuevo los tipos oficiales desde el 1% hasta el 0,75%. "A pesar de esto, mantenemos nuestra previsión de que el Euríbor se quedará una buena temporada en el entorno del 1,5%", añade Guijarro.

Más radical es el consultor de la Reserva Federal Santiago Carbó, que sitúa el mínimo del Euríbor en torno al 1,2%. "Los brotes verdes son demasiado verdes en Europa, por lo que creo que los tipos se mantendrán bajos más tiempo del previsto", cierra Carbó. En caso de que la atonía económica vaya para largo en Europa, Trichet tiene dos posibilidades: más rebajas de tipos o medidas no convencionales, como inyecciones de liquidez. Y cualquiera de las dos servirá para tirar hacia abajo del índice que deciden los bancos y afecta a tantas personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de junio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50