Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Queremos un hospital infantil"

Los trabajadores de La Fe protestan contra la absorción del pabellón pediátrico

Hasta ahora, las protestas no habían pasado de las puertas del pabellón infantil de La Fe. Ayer, los profesionales del centro sacaron a las calles de Valencia su oposición a que el pabellón en el que trabajan, especializado en atender a los más pequeños, se diluya cuando se ponga en marcha el nuevo edificio que se construye en el barrio de Malilla y se integre en el imponente futuro macrohospital.

Varios cientos de personas, entre los que había bastantes batas y numerosos niños, se manifestaron por el corazón de la ciudad tras una pancarta que señalaba: Queremos un hospital infantil en la nueva Fe. Todos ellos respondieron al llamamiento de la Asociación en Defensa del Hospital Infantil de La Fe, entidad creada por los profesionales, que articula las protestas.

El centro sanitario, sostienen, "desaparece para convertirse en una simple planta de pediatría", la segunda, donde estarán las consultas y habitaciones para los niños. Además, censuran que el resto de la infraestructura ahora concentrada en el edificio del infantil (quirófanos, hospital de día, cuidados intensivos, radiología, diálisis, urgencias) se distribuirá a lo largo del edificio adosada -aunque separada- a los servicios de adultos.

Tanto la dirección de La Fe como la Consejería de Sanidad sostienen que el cambio de modelo responde a la intención de acabar con las ineficiencias derivadas de la existencia de cuatro pabellones y facilitar la posibilidad de compartir tecnología a los especialistas.

La asociación insiste en que exista un hospital diferenciado. Aunque haya que esperar años hasta que se construya en Malilla y se pueda hacer el traslado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 2009