Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez ordena alejar a un maestro de sus alumnas

Un compañero denunció al docente por abusar de niñas en Barcelona

El juzgado de Instrucción número 1 de Vilafranca del Penedès (Barcelona) ha prohibido a un maestro de educación primaria acercarse a 1.000 metros del colegio Guerau de Peguera, de Torrelles de Foix, (Barcelona) y a cinco de sus alumnas tras imputarle por un caso de supuestos abusos sexuales a niñas de quinto y sexto curso, de nueve y 10 años.

El profesor también ha sido suspendido de empleo y sueldo por la Generalitat de Cataluña con base en un informe del inspector de la zona del Departamento de Educación. El centro es el único colegio de Torrelles, un pequeño pueblo de 2.434 habitantes situado en plena zona vitivinícola del Penedès.

La denuncia contra el profesor partió de informaciones de maestros de la escuela y llegó a los Mossos d'Esquadra con el relato de lo que desde hacía meses recorría el centro escolar. Según las declaraciones de algunos docentes ante la policía y la juez, el maestro fue sorprendido en una ocasión con una alumna "sentada sobre sus piernas y con su mano bajo los pantalones de la niña a la altura de los genitales". En otra ocasión, durante una excursión al Canal Olímpic de Castelldefels, el docente acompañó a otra alumna al "interior de los lavabos para ayudarla a colocarse el tampón". Una niña también contó a una maestra: "Cuando no entendemos alguna cosa, nos tenemos que acercar a su mesa, y él nos toca el culo".

El profesor está acusado de tocamientos a las menores

La Generalitat aparta al sospechoso, que guardaba fotos de las niñas en biquini

El abogado del maestro imputado, Andreu Perera Roig, ha declinado manifestarse sobre las acusaciones a su cliente "por ser un procedimiento que está en fase sumarial".

La denuncia llegó el pasado 13 de marzo a los Mossos d'Esquadra, que tomaron declaración a una profesora y pasaron el caso inmediatamente a los juzgados de Vilafranca. La juez ha tomado declaración al menos a tres maestros (dos de los cuales han declinado contestar a las preguntas de EL PAÍS), y 10 días después dictó la orden de alejamiento contra el profesor como medida cautelar.

J. C., director del colegio hasta hace un año (cuando empezaron a extenderse las sospechas por el comportamiento del maestro) afirmó a este diario que el imputado es un "buen profesional" y asegura que la denuncia responde a una "voluntad de hacerle daño porque los maestros van a por él". Añade que éste "es una persona que se relaciona mucho con sus alumnos, poniéndose a veces a su nivel" y que, precisamente esta actitud es la que "se ha malinterpretado".

Una persona conocedora del caso y cercana al centro escolar, que pidió el anonimato, asegura que el comportamiento del educador era "impresentable" y que "se permitía unas libertades que un maestro de primaria en ningún caso debe tomarse en el contacto físico con sus alumnos". En al menos una ocasión, varias niñas se pusieron a llorar sin motivo aparente en una clase de educación física.

Los Mossos registraron tras la denuncia el domicilio particular del maestro, que tiene 33 años, y analizaron el contenido de su ordenador sin hallar material relevante, según fuentes del caso. Sí encontraron fotos de sus alumnas en biquini en su ordenador en el colegio, hechas durante la excursión al Canal Olímpic.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de junio de 2009