Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boeing retrasa otra vez el vuelo del Dreamliner por fallos estructurales

Por decepción o por escepticismo, Boeing se desplomó ayer en Wall Street tras admitir que por problemas estructurales su revolucionario avión B-787 Dreamliner no podrá echar a volar este mes, como tenía previsto. Un nuevo revés técnico para el gigante aeroespacial estadounidense que hace temer nuevas cancelaciones.

Boeing, que está viendo cómo sus clientes anulan pedidos por la crisis, necesita varias semanas para poner fecha al primer vuelo y estimar el impacto en sus resultados del nuevo retraso. La solución del problema podría aplazar la entrega de las primeras unidades, previstas para el primer trimestre de 2010.

La idea inicial era que el Dreamliner hubiera entrado en servicio en mayo de 2008. Pero llevar el sueño a la realidad no es fácil. Los ingenieros acaban de identificar varios puntos de estrés en la sección central del fuselaje, donde se integran las alas, que deben reforzarse de una manera "viable" antes del primer vuelo. Scott Carson, presidente ejecutivo de la división comercial de Boeing, explicó que el Dreamliner de prueba podía volar con unas "mejoras temporales". Pero consideraron que "lo correcto" es desarrollar, diseñar, probar e integrar una solución "permanente". Sus ingenieros, dice, tienen ya varias ideas en mente.

La solución, según Carson, es "relativamente sencilla" y no tendrá un impacto en el perfil aerodinámico del avión. Pero reconoce que el momento en el que aflora el problema es "desafortunado", y que sus ingenieros necesitan tiempo.

"Todos queremos verlo volar, pero deberá hacerlo cuando pueda", remachó. Boeing pretende con el Dreamliner revolucionar el sector de la aviación comercial. La aeronave utiliza materiales compuestos para reducir su peso y el consumo en vuelo. Es su apuesta frente al superjumbo de Airbus.

Carson dejó claro que la tecnología que se está utilizando para dar alas a este avión es "excelente" y "madura", y asegura que el problema no tiene que ver con los materiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 2009