Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCRITO DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID AL SUPREMO SOBRE EL 'CASO GÜRTEL' | Los escándalos que afectan al PP

"Es poco creíble pedir 330.000 euros en efectivo para un cuadro que no compró"

Bárcenas, según el juez, recibió de Correa un millón de euros que no declaró - El juez Pedreira habla de un pago al tesorero de 300.000 euros de paraísos fiscales

La cúpula del PP analizó ayer la implicación de su tesorero, Luis Bárcenas, en el caso Gürtel. Todos los dirigentes coincidieron en que, hasta que no se conozca la acusación, no se puede tomar una decisión. El escrito del juez Antonio Pedreira al Tribunal Supremo -al que ha tenido acceso EL PAÍS-, en el que se argumenta por qué cree que hay indicios claros de cohecho y delito fiscal contra Bárcenas y de cohecho contra el diputado Jesús Merino, ofrece algunos de esos detalles que exigen los dirigentes del PP.

El texto contiene multitud de datos comprometedores especialmente para Bárcenas, a quien la red presuntamente corrupta de Francisco Correa entregó, según este documento, 459.565 euros en 2002; 515.630 en 2003, y 72.000 en 2007, que en ningún momento el tesorero declaró a Hacienda. El texto también analiza los movimientos de dinero en las cuentas de Bárcenas, sus voluminosas inversiones, y se detiene en una de las operaciones más polémicas del tesorero, el ingreso de 330.000 euros en billetes de 500 -"de alta denominación", los llama el escrito- en enero de 2003 en una cuenta del Banco Popular.

"Sorprende que alguien que no es coleccionista haga una inversión así"

Rajoy afirma que no basta con que imputen a Bárcenas para destituirlo

El tesorero asegura, y así se lo explicó a Hacienda en marzo de 2008, que pidió un crédito en diciembre de 2002 y sacó el dinero del banco para comprar un cuadro. Lo mantuvo más de un mes en su poder en metálico y cuando se frustró la operación lo reingresó y canceló el crédito.

El texto de Pedreira, basado en el informe de la fiscalía y de la Agencia Tributaria, es escéptico. "Parece poco creíble que se formalizara una póliza de crédito y se dispusiera del dinero en efectivo para una operación que finalmente no se llevó a cabo y se mantuviera ese efectivo durante más de un mes en poder del contribuyente con el coste financiero que ello supone. No parece además razonable que el pago de la supuesta operación se fuera a realizar en metálico tratándose de una cantidad tan elevada, existiendo alternativas mucho más seguras. La apertura del crédito supone unos gastos de 2.321,49 euros, en los que no tiene sentido incurrir si no estamos ante una operación cerrada con compromiso formal de compra. Por otro lado, sorprende que alguien que no es coleccionista de arte, puesto que no figura en su declaración de Impuesto del Patrimonio, se lance a una inversión tan elevada", señala el escrito.

El documento del juez va más allá, y aclara que, en cualquier caso y aunque fuera cierta la versión del cuadro, Bárcenas no incluyó los datos de la operación en su declaración del Impuesto de Patrimonio de 2002, presentada el año siguiente. "No se refleja cantidad alguna en el apartado relativo a demás bienes y derechos de contenido económico, apartado en el que debería figurar el dinero que el contribuyente conserva en metálico, ni la deuda que a 31 de diciembre mantendría con el Banco Popular".

El escrito detalla uno a uno todos los supuestos pagos realizados por Correa a "L. B.", "LBárcenas", "Bárcenas" o "Luis el cabrón". Pero también indaga en los indicios que sitúan al tesorero del PP -un hombre que siempre ha estado en el corazón de las finanzas y los contratos millonarios de esta formación- en el centro de una trama de empresas radicadas en paraísos fiscales como Madeira, Mónaco o Nevis.

Una hoja manuscrita, hallada en el registro de una de las empresas vinculadas a paraísos fiscales, Rustfield, señala un pago de 50 millones de pesetas (300.000 euros) a "PC LBárcenas", que correspondería a Paco Correa-Luis Bárcenas. Este dinero, según un detallado análisis de varios cruces de dinero y empresas, estaría dentro de una operación en la que una opción de compra de un terreno para 16 viviendas en Majadahonda (Madrid) por 750.000 euros se transformó en una venta de 4,2 millones de euros en seis meses. El juez cree que esto "debe entenderse como elemento indiciario de la existencia de una vinculación" entre Correa y Bárcenas.

El texto del juez se centra en la actividad del tesorero del PP, al que Mariano Rajoy insistía en defender ayer en una entrevista en La Razón, en la que adelantaba que no basta una imputación para que destituya a Bárcenas, sino que necesita "tener la convicción de que se han cometido irregularidades". El líder del PP rechazó cualquier pregunta sobre el caso Gürtel en los pasillos del Casino de Madrid, adonde acudió a escuchar a Alberto Núñez Feijóo.

El juez también explica, al final de su escrito, qué indicios tiene contra Jesús Merino, el diputado miembro de la dirección del grupo parlamentario. En su caso, el delito fiscal parece descartado, ya que, tras el análisis de diversas empresas, el juez señala que el pago de impuestos está en regla.

El juez ve indicios de cohecho por recibir 50.000 euros de la red de Correa. El escrito también menciona la vinculación societaria de Bárcenas, Jesús Sepúlveda -ex alcalde de Pozuelo, también imputado- y Merino a través de Astrolago, una empresa que nunca tuvo actividad. De Gerardo Galeote, el otro aforado, el juez no detalla nada porque está a punto de dejar de ser eurodiputado, aunque sí cita un pago que figura en la contabilidad B de la trama de Correa: una cantidad de 24.040 euros para "Jesús Merino", "LB" y "GG", la misma para cada uno de los tres aforados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 2009