El PP reta al PNV a que pruebe el uso de coches oficiales en vacaciones

Peneuvistas y populares mantienen la tensión en Álava

El portavoz del PP en las Juntas Generales de Álava, Javier de Andrés, retó ayer al diputado general, Xabier Agirre, a que demuestre su afirmación de que dos ex diputados forales de su partido utilizaron coches oficiales para viajar de vacaciones durante el pasado mandato de Ramón Rabanera al frente de la institución foral. "No me consta en modo alguno que eso sea cierto", señaló De Andrés cuando se le preguntó por ese supuesto episodio de uso de vehículos públicos para disfrute particular. "Si Agirre tiene pruebas, que las presente y exija responsabilidades a los culpables", concluyó. Fuentes del Gobierno foral anunciaron que hoy aportarán más información sobre el asunto.

Este cruce de acusaciones entre populares y peneuvistas se enmarca en la batalla que están librando alrededor de la hipotética moción de censura contra el Ejecutivo foral de Xabier Agirre, a la que el PP alavés pretende arrastrar a los socialistas antes de que concluya el verano. La espiral de declaraciones, acusaciones y golpes bajos que se vive estos días en Álava parecen dirigidas a forzar una definición del PSE al respecto. Su secretario general en Álava, Txarli Prieto, mantuvo ayer un calculado silencio, sabedor de que el voto de sus 14 junteros es imprescindible para que se produzca el desalojo del PNV de la Diputación.

Mientras, el candidato a protagonizar ese relevo, Javier de Andrés, no ahorró ayer descalificaciones contra el diputado general. "Le veo nervioso y desencajado", apuntó. "Dedica su tiempo a mirar el pasado, sin preocuparse sobre la situación actual de Álava", añadió, insistiendo en la crítica a su gestión, en la que el PP trata de justificar la moción de censura.

De Andrés realizó estas declaraciones después de que el actual presidente de las Juntas Generales, Juan Antonio Zárate, como ex diputado de Hacienda compareciera para aclarar una acusación realizada el martes por Agirre. Se refería al supuesto ocultamiento al Consejo Vasco de Finanzas por parte del equipo de Rabanera de un millón de euros recaudados por la vía de apremio. Zárate explicó que el cobro de la deuda fiscal se remonta a un acto de febrero de 2007, y no del 2006, como indicó ayer la Diputación, y que "debería haber sido incluido en la liquidación de dicho año y que correspondía [realizar] al gobierno que se encontraba en el poder al finalizar el 2007, es decir, al Ejecutivo de Agirre". El ex diputado de Hacienda mostró documentación que confirmaba sus palabras. Respecto al uso de vehículos forales por parte de diputados del PP en época de vacaciones, no hizo ninguna mención. Sólo Javier de Andrés se avino a hablar sobre el asunto en el turno de preguntas, para negarlo y pedirle al PNV que lo demuestre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de junio de 2009.