El PSOE logra un amplio consenso a favor de cambiar la ley del aborto

La mayoría de los nacionalistas dará hoy la espalda al PP en su intento de frenar en el Congreso la reforma de la interrupción voluntaria del embarazo

Al PP le puede salir hoy el tiro por la culata y el pleno del Congreso acabará con una victoria política clara de los partidarios de cambiar la ley del aborto. El PP se subió con entusiasmo a una iniciativa de UPN para intentar poner en un aprieto político al Gobierno, y puede encontrarse con que hoy se pone fin al argumento repetido de que no hay consenso parlamentario ni demanda social para modificar la actual ley del aborto.

La moción del diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, puede ser derrotada por, al menos, 187 votos, 11 más de la mayoría absoluta de la Cámara. A favor de la retirada del proyecto de ley no habrá en ningún caso más de 160 votos: los del PP, el de UPN y los de una parte de CiU.

El PNV decide votar con el Gobierno a la espera de perfilar su propuesta
CiU da libertad de voto a sus diputados y una parte apoyará el proyecto

Más información

La mayor parte de los nacionalistas ha dado la espalda al PP, y hoy los seis diputados del PNV votarán con el PSOE y el resto de la izquierda, mientras que la dirección de CiU ha decidido dar libertad de voto a sus 10 diputados. Cuatro de ellos pertenecen a Unió y apoyarán que se frene la tramitación de la ley, pero de los otros seis, los pertenecientes a Convergència, al menos la mitad votará con el PSOE.

Como un bumerán, la votación de la moción servirá para demostrar que hay consenso para cambiar la ley, en lugar de para frenarla. Otra cosa será lo que ocurra en septiembre cuando empiece a tramitarse el proyecto de Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. El resultado de la votación de hoy no es vinculante, pero sirve para dar impulso político al Gobierno.

La moción de UPN ha sido redactada con cuidado para sumar el mayor número posible de apoyos a la retirada del anteproyecto. Se pide "una reflexión sosegada" y "un enriquecedor debate social multidisciplinar que este tema merece", para lograr "amplio consenso social, político y parlamentario que sea la base de una eventual modificación legislativa que garantice, de forma equilibrada y equitativa, el respeto a la libertad y la dignidad del ser humano". Es decir, no hay referencia expresa contraria al aborto, pero se pide que se frene la reforma legislativa. No se habla tampoco de ninguno de los artículos que han resultado polémicos y que despiertan reticencias incluso en el PSOE, como el referido a la capacidad de decidir de las mujeres de 16 años.

La exposición de motivos de la moción se refiere a las apelaciones que hizo José Luis Rodríguez Zapatero al consenso en su debate de investidura en abril de 2008 y su compromiso de cumplir el programa electoral socialista. Salvador reproduce el apartado del programa socialista que hablaba de "promover la reflexión, atendiendo al debate social".

El PSOE ve una clara maniobra de UPN y PP para frenar la ley y su portavoz de Igualdad, Carmen Montón, considera que esa reflexión ya se ha producido durante meses en la subcomisión parlamentaria en la que, además, han comparecido expertos a propuesta de todos los grupos.

Ese debate continuará con la tramitación en pleno y comisión en el Congreso y en el Senado del proyecto de ley. Pese a que la moción no hace referencia al fondo de la reforma, el diputado de UPN hizo el pasado miércoles un alegato radical en contra del anteproyecto en su interpelación a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en el Pleno del Congreso.

"Hablamos de la posibilidad de eliminar una vida humana"; "un hijo no deseado no es un cáncer que haya que tratar y que extirpar y tratarlo así"; "debemos reflexionar sobre si una persona que es mayor para tener relaciones sexuales plenas también lo debe ser igual para asumir las consecuencias de sus actos" y "¿tenemos derecho a automutilarnos?" fueron algunas de las expresiones del diputado en defensa de su posición.

El PNV ha decidido hacer un paréntesis en su estrategia de oposición al Gobierno y sacar el aborto de esta confrontación. Los nacionalistas vascos han creado una comisión interna en su partido para elaborar una propuesta concreta que les servirá de base para sus enmiendas cuando se tramite el proyecto de ley. No obstante, los trabajos de esa comisión parten de la base de la necesidad de modificar la ley y, por eso, sus seis diputados votarán hoy con el PSOE y contra el PP.

Los socialistas tienen también asegurados los tres votos de ERC, los dos del BNG y los de Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya y Nafarroa Bai. Los dos diputados de Coalición Canaria aseguran que hasta hoy no harán público el sentido de su voto. Si, finalmente, se deciden por rechazar la moción, la soledad del PP y UPN será aún mayor.

Rosa Díez (UPyD) siempre se ha pronunciado a favor de reformar la ley, pero sólo ha puesto pegas a la forma en la que el Gobierno ha acometido el asunto. Ayer aseguraba que está entre la abstención y el voto en contra, es decir, en ningún caso apoyará la moción de UPN junto al PP.

No obstante, la dirección del Grupo Socialista ha dado instrucciones a sus diputados para que den prioridad a su asistencia a la votación de hoy. La recomendación se extiende a los miembros del Gobierno que son diputados.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, tras una reunión con grupos feministas.
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, tras una reunión con grupos feministas.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50