Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Los bancos se pelearán por Cristiano"

El Madrid cree que rentabilizará su gran inversión con el 50% de los derechos de imagen de sus estrellas, como hizo con Beckham y Ronaldo - El club va contracorriente de la crisis económica y la caída del patrocinio deportivo

A la hora de echar cuentas sobre el fichaje de Cristiano Ronaldo, ni el presidente del Real Madrid ni su equipo se sienten aludidos por la recesión económica mundial y, por la más grave todavía, crisis del mercado publicitario. "Pagar 94 millones de euros por Cristiano Ronaldo no es ninguna inversión disparatada. El fútbol es una industria como otra cualquiera, no se entiende porque en las otras industrias se habla de inversiones y retornos económicos y en el fútbol sólo de gastos", argumentan fuentes del club. Entienden que si la gente ve normal que a Tom Cruise se le pague 40 millones para rodar una película que recaude en taquilla unos 250, también debería ver normal que el Madrid pague casi 100 millones por Cristiano Ronaldo.

Florentino espera aumentar un 2% los ingresos audiovisuales y comerciales

En las oficinas del Bernabéu están convencidos de que el club podrá amortizar esa inversión en los próximos seis años, a raíz de unos 15 millones anuales. De los 409 millones de ingresos sumados en 2009, un tercio llegó por los derechos audiovisuales (televisión, móviles, venta de contenidos en los distintos canales); otro por la explotación del evento en vivo (taquillas, palcos...) y la otra parte por ingresos comerciales (mercadotecnia). "Con que cada uno de estos apartados suba un 2%, cinco millones de euros, tendríamos los 15 de amortización. Y es más que probable que con Cristiano y Kaká se cumpla esta hipótesis", dicen en el Madrid.

Para ello, y como hicieron en su día David Beckham y Ronaldo, los dos nuevos fichajes de Florentino Pérez cederán el 50% de sus derechos de imagen en los contratos publicitarios que firmen a partir de ahora. Y aquí viene el primer pero. Cristiano tiene en vigor varios contratos de exclusividad, como el que acaba de firmar con el Banco Espíritu Santo o el de Coca-Cola. De estos contratos, el Real Madrid no sólo no percibirá un euro, sino que además no podrá firmar ningún otro acuerdo comercial con firmas del mismo sector. En el club restan importancia a eso y creen que se desatará una pugna comercial: "Los bancos se pelearán para que Cristiano rescinda su contrato y firme uno nuevo con ellos".

Javier Hervás, abogado de Cuatrecasas, firmó los contratos de varias figuras en el mundo del fútbol y cree que las estrellas mediáticas como Cristiano Ronaldo o Kaká son muy rentables debido a sus derechos de imagen. Sin embargo, el caso de Ronaldinho, por ejemplo, demuestra todo lo contrario. En el último año, el brasileño del Milan ha visto reducir a la mitad sus ingresos publicitarios debido a su caída de rendimiento. En el Madrid consideran que Cristiano tiene demasiado amor propio como para imaginar una decadencia similar. Y de hecho, Florentino Pérez lleva semanas reivindicando su estrategia. "Con Zidane también decían que era el fichaje más caro. Fue el más barato, nos permitió pasar de Teka a Siemens, de 7 a 45 millones de ingresos", repite. "Hay que alimentar desde el punto de vista económico el proyecto deportivo. Y sólo se puede hacer con jugadores rentables a nivel mediático".

La crisis económica se soslaya directamente por el club madridista. La inversión en patrocinio deportivo cayó el pasado año un 26,6% respecto a 2007, hasta situarse en 457 millones de euros, según las cifras de Infoadex. En 2009, la situación empeorará aún más. Y es que las grandes firmas comerciales como bancos, aseguradoras o empresas automovilísticas están huyendo del mundo del patrocinio deportivo. ING, Credit Suisse, Royal Bank of Scotland o Mutua Madrileña son los últimos ejemplos de esa deserción. Pero el Madrid parece ser ajeno a todo ello.

Tampoco el Real Madrid ha aclarado si el fichaje de Cristiano le permite revisar al alza los contratos vigentes por derechos audiovisuales, aunque todo apunta a que esos pactos están cerrados y que salvo sorpresa no conseguirá ningún ingreso extra en los próximos meses. Tomando como ejemplo las cuentas del año pasado, el panorama no es precisamente optimista: el 37% de los ingresos del club vinieron del acuerdo con Mediapro, que se mantiene vigente hasta 2013.

Así que la vía para aumentar los ingresos sería subir los abonos o la explotación de palcos -el 28% de los ingresos- o que se dispararan los acuerdos de patrocinio como el que tienen con la firma de apuestas Bwin, que acaba en 2010. "Podemos negociar al alza, pero si no lo hiciéramos tampoco sería relevante porque la explotación es mucho más rica", explican en el club.

Del 19º al más rico en nueve años

La consultora Deloitte redacta cada año una clasificación de los clubes más ricos del mundo. El Real Madrid ha pasado de ocupar la 19ª plaza (año 2000) a liderar los ingresos mundiales en los últimos cuatro años. En 2008, precisamente, sumó 366 millones de euros, 41 más que el Manchester de Cristiano y 57 más que el Barcelona de Messi y Henry. En la Premier sostienen que no pueden competir con la Liga por las ventajas fiscales de las que gozan los jugadores. Lo mismo dijo Adriano Galliani la semana pasada para justificar la venta de Kaká, su jugador estrella.

Desde que Florentino Pérez asumiera la presidencia, en verano de 2000, los ingresos del club se han cuatriplicado. Se ha pasado de los 100 millones de euros de ese año a los 409 de 2009. Eso ha sido posible, en palabras del propio Pérez, por su modelo, un modelo que se alimenta gracias a los jugadores mediáticos.

Cuando, a finales de mayo, le preguntaron si el club estaba peor respecto a cuando él lo dejó [en febrero de 2006], contestó: "El Madrid no ha bajado sus ingresos en los últimos tres años [con Ramón Calderón], pero se ha invertido dinero en jugadores que no tienen la repercusión económica adecuada a esas inversiones". Kaká y Cristiano Ronaldo sí la tienen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 2009

Más información