Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancos y cajas urgen al Gobierno para que apruebe el fondo de rescate

PSOE y PP discrepan sobre la reforma del sector - El Ejecutivo prevé que el Banco de España tenga cuotas con derechos políticos en las entidades socorridas

"No hay tiempo que perder. En realidad, ya debería estar aprobado porque se nos está echando el verano encima. La situación financiera empeora con rapidez por el paro y no acaba de salir el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) por las discusiones políticas". El que dice esto es un alto ejecutivo bancario atónito, como tantos, por la parsimonia con la que la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, hace frente a este asunto. Quizá por eso, en Bruselas, Salgado aseguró ayer que ninguna caja tiene "problemas especiales" que obliguen a una intervención, en contra de lo dicho por el presidente Zapatero el viernes pasado.

"Problemas no tiene ninguna. Si la situación económica se prolongara algún tiempo, alguna podría llegar a tenerlos. Pero no hay ninguna identificada", apuntó.

Salgado señala que el Ejecutivo no ha identificado ninguna caja con problemas

PWC cifra en 70.000 millones el dinero necesario para recapitalizar firmas

Los directivos del sector recuerdan que el antecesor de Salgado, Pedro Solbes, tenía el Fondo casi preparado en febrero y han pasado tres meses sin avances. Ayer, pese a haber terminado la campaña electoral, llegaron malas noticias. El portavoz económico del PSOE, Octavio Granado señaló que la puesta en marcha de este instrumento es "urgente" y dijo que hay un nivel de acuerdo "significativo" al respecto. Pero su homólogo del Partido Popular, Cristóbal Montoro, mostró serias dudas sobre que el Fondo esté listo este mes, ante los numerosos interrogantes abiertos sobre su funcionamiento.

Ambos coincidieron en unas jornadas de CC OO sobre el sistema financiero español, en las que expresaron sus divergencias sobre la hoja de ruta de bancos y cajas. Fuentes de Economía comentaron ayer que el Fondo podría estar listo "en unas semanas" para que sea aprobado por el Gobierno. Montoro centró las discrepancias en el funcionamiento práctico del Fondo, en la necesidad de reformar la Ley de Cajas para rebajar la representación de cargos políticos en las entidades, así como en la reducción del poder de veto de los Gobiernos autonómicos en las fusiones. Granado aseguró que esta cuestión no es "imprescindible", pese a que el debate está "abierto". Según el borrador actual, cuando una entidad reciba ayuda pública, el Gobierno de la comunidad autónoma donde esté ubicada la entidad no podrá vetar la operación que proponga el Banco de España, aunque sea una fusión con una caja de otro territorio.

Según los planes del Gobierno, el Fondo tendría un capital máximo de 9.000 millones y capacidad de endeudamiento de 90.000 millones. Montoro criticó esta excesiva deuda y también que "el Banco de España determine el mapa bancario español", aunque le reconoció cierto liderazgo en la misión. El borrador contempla que las cuotas participativas de las cajas que suscriba el Fondo, que estará controlado por el Banco de España, tengan derechos políticos en la asamblea de la entidad.

En las mismas jornadas, CC OO presentó sus propuestas de reforma del sistema financiero, que incluyen la fusión de cajas de distintas comunidades, pero no la emisión de cuotas con derechos políticos. Buena parte de los expertos creen que las cuotas con derechos son el único camino para capitalizar a las cajas (y la entrada del Estado) y que podrían financiar el cierre de oficinas y las prejubilaciones. CC OO es partidaria de "reforzar las competencias del Banco de España en la ejecución de las funciones de los órganos rectores de las cajas".

Antes, el director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, José Antonio Olavarrieta, pidió al Gobierno que apruebe el Fondo y proporcione al sector "una hoja de ruta clara" para afrontar "los problemas que pudieran surgir" y salir de la crisis lo antes posible.

¿Por qué hay prisa por la llegada del Fondo? Según la auditora y consultora PriceWaterhouseCoopers (PWC), "en los próximos tres o cinco años se va a conceder mucho menos crédito. Incluso puede que los dos siguientes ejercicios el crecimiento sea negativo, por lo que es imposible que haya negocio para todos". Los responsables de la firma, en un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica, estimaron que el sector financiero necesitará entre el 2% y el 6% del PIB para recapitalizarse. Estos porcentajes suponen entre 25.000 y 70.000 millones. Según Luis de Guindos, socio responsable del sector financiero, el sector "tiene un exceso de 12.000 oficinas, el 30% de las actuales, por lo que debería reducir unos 35.000 empleos".

Lo que nadie sabe es cómo se puede financiar este adelgazamiento. En cuanto a las fusiones, "pueden ser útiles en casos aislados, pero no como remedio del problema", apuntó De Guindos. Esta firma calcula que la morosidad del sector será del 7% u 8% en diciembre próximo (desde el 4,3% actual), "lo que acabará con las provisiones anticíclicas y empezará a afectar a los resultados de las entidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de junio de 2009