Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | Los resultados

CiU ve el resultado como el inicio del cambio en Cataluña

El PNV pierde un gran número de votos, pero resiste como primera fuerza - Los nacionalistas se acercan al PSC

Las urnas concedieron ayer a Convergència i Unió (CiU) numerosos motivos para la alegría y esperanzas de cara a las elecciones catalanas de otoño de 2010. Los nacionalistas catalanes cosecharon ayer, por primera vez en mucho tiempo, sus primeros brotes verdes y, en palabras del líder convergente, Artur Mas, han sembrado "la primera semilla para el cambio en Cataluña". La Coalición por Europa -que engloba a CiU, Partido Nacionalista Vasco, Coalición Canaria y Partido Andalucista- mantiene los dos eurodiputados que obtuvo en 2004, y un 5% del voto en España. Uno será para Convergència y otro para el PNV. Los democristianos de Unió, el partido de Josep Antoni Duran Lleida, se vuelven a quedar sin eurodiputado.

Las primeras sonrisas en la sede de CiU llegaron cuando constataron que empiezan a recortar distancias con su eterno rival del Partit dels Socialistes (PSC), que sufrió un descalabro respecto a 2004 y al que arrebatan el primer puesto en las provincias de Lleida y Girona. Además, CiU recupera la segunda posición en Cataluña, que cedió al PP en 2004. Se convierte en la única fuerza que gana en número de votos y en porcentajes en Cataluña: casi 70.000 nuevas papeletas y cinco puntos porcentuales.

A CiU le ha funcionado el invento de poner a un independiente -el catedrático de Economía Ramon Tremosa- como candidato. De perfil soberanista, no milita en ningún partido. Junto a Tremosa se sentará Izaskun Bilbao, ex presidenta del Parlamento Vasco. Mientras, en Euskadi, el PNV vivía ayer su segunda amarga victoria en poco más de tres meses, tras la de las autonómicas del pasado 1 de marzo, que no le sirvieron para mantener el Gobierno después de casi tres décadas frente a la mayoría absoluta que sumaron populares y socialistas. En las europeas revalidó su condición de primer partido vasco, pero por sólo 6.700 votos sobre el PSE (menos de un punto) y sin poder ocultar que es, de entre las principales formaciones vascas, la que más pierde en porcentaje de votos (casi siete puntos) respecto a 2004. Eso, pese a que la abstención se situó ayer en el 58,04%, la más alta de toda la serie histórica de elecciones en democracia en Euskadi y más de dos puntos y medio por encima de las pasadas europeas.

En cambio, los socialistas se mantienen (incluso ganan 1.000 votos) con relación a 2004 y el PP logra dos puntos más que en las últimas autonómicas, cuando la participación fue 23 puntos mayor. Aunque el PNV se había esforzado en negar que considerase la cita de ayer como una segunda vuelta del 1-M, el resultado de ese día y, sobre todo, su marcha del Gobierno, pivotó sobre toda la campaña peneuvista. Urkullu recalcaba anoche que Euskadi "sigue siendo diferente", al ser la única comunidad en la que no han triunfado ni PP ni PSOE.

En Canarias, por seis puntos y 50.000 votos de diferencia, el PP también venció al PSOE, informa Juan Manuel Pardellas. Los populares aventajaron a los socialistas en casi todas las islas, entre ellas las capitalinas de Gran Canaria y Tenerife. Además, lo hicieron en Fuerteventura, La Palma y Lanzarote. Los socialistas sólo ganaron con contundencia en su feudo de La Gomera, como hicieron los nacionalistas en El Hierro. La presidenta de Coalición Canaria, número cuatro en Coalición por Europa, no logró escaño. Sólo habrá dos diputados canarios en Estrasburgo: el número uno por el PSOE, Juan Fernando López Aguilar (de Las Palmas de Gran Canaria) y el número 13 del PP, Gabriel Mato (de La Palma).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de junio de 2009