Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN FERNANDO LÓPEZ AGUILAR | ELECCIONES EUROPEAS | Los candidatos

"No hemos explicado bien Europa"

El cabeza de lista del PSOE al Parlamento Europeo se lamenta del desapego ciudadano ante las elecciones del domingo. Y se propone trabajar para convencer de que Europa es polo de bienestar y referencia moral para el mundo

El cabeza de lista del PSOE para el Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar (Las Palmas, 1961), agota las últimas horas de campaña tratando de convencer a los ciudadanos de que vayan a votar el domingo. No le parece justa la tesis de que Europa ha estado ausente de la campaña: él cree que ha explicado la cuestión europea pero admite que algo han hecho mal los partidos, ahora y en los últimos años, cuando se pronostica una altísima abstención. Su último mensaje se dirige a los votantes españoles progresistas. "Europa necesita a la izquierda más que nunca, porque si las cosas han ido mal ha sido por su escoramiento a la derecha".

Pregunta. ¿Su principal enemigo es la abstención?

"El PP ha elaborado una campaña para que el electorado no vaya a votar"

"Si Europa ha ido mal es porque ha estado escorada a la derecha"

Respuesta. Mi trabajo ha consistido en tratar de combatirla explicando que lo que se decida en Europa afecta a la vida de los ciudadanos de forma directísima.

P. Y esa abstención parece que se detecta más en el electorado de la izquierda.

R. El problema no es la abstención en abstracto, sino la campaña elaborada por el PP para desmotivar al electorado y que no vaya a votar. Una campaña en la que la derecha no habla de Europa sino de España y sólo mal, para infundir pesimismo.

P. Lo mejor para ustedes era hacer una campaña muy ideologizada...

R. Hacemos una campaña dirigida a la izquierda porque la respuesta a la crisis en España y en Europa tiene que ser socialdemócrata. Sí, nuestro mensaje sin duda es de izquierda y más que nunca, porque si Europa ha ido mal ha sido porque ha estado escorada a la derecha.

P. ¿No resulta exagerado para la opinión pública ese mensaje maniqueo de buenos y malos?

R. No es exagerado todo lo que ha ocurrido, sino una realidad, según la cual la derecha gobernante en Europa ha desdibujado ese proyecto que contribuyó a tanto euroentusiasmo. Sus políticas despectivas con los más débiles, cada vez más reaccionarias, que tienen mucho o todo que ver con la crisis económica, deben dar paso a un cambio tan profundo como el que va a dar Obama en Estados Unidos.

P. Mucho cambio tiene que darse, ya que la mayoría de gobiernos de los 27 países de la UE son conservadores.

R. Sí, hasta ahora los gobiernos europeos basculan a la derecha, trufada de ultraderecha, y es lo que debe cambiar con la recuperación de la política y el prestigio del papel de lo público como corrector de las desigualdades. Pero el PP no quiere que esto ocurra y aquí en España sigue embarrando la política.

P. Los sondeos indican que la mayoría de los partidos gobernantes en Europa de corte conservador ganarán las elecciones y que las perderán los laboristas británicos y los socialistas españoles. ¿Qué lectura harían?

R. Los ciudadanos tienen la palabra, pero yo no me cansaré de explicar que no nos van a sacar de la crisis quienes han sido conniventes con sus causas, y el PP...

P. Pero el PP no gobierna.

R. Iba a decir que el PP utiliza en vano el nombre de los parados para explotar su malestar. Lo esencial de esta campaña es el interés del PP de embarrarla con asuntos ajenos a lo que nos jugamos en Europa.

P. ¿Se refiere al uso del avión oficial por parte del presidente para ir a mítines de su partido?

R. Pero ¿alguien duda de que los dirigentes del PP se mueven en vehículos oficiales y también lo hacían cuando gobernaban? El avión oficial garantiza la seguridad del presidente y sí, con ese argumentario de vuelo bajo, la derecha persigue embarrar la política, provocar desafección y, como siempre, esa doble vara de medir, esa hipocresía... En el fondo es un desprecio a la política que no merecen los ciudadanos. Bueno, nosotros hemos explicado qué nos jugamos en Europa.

P. Pero algo han debido hacer mal, no sólo en España, sino en el resto de los países, cuando a pesar de la relevancia cada vez mayor del Parlamento Europeo, los ciudadanos le dan la espalda.

R. Sin duda, y lo asumo como una primera tarea dentro de mi responsabilidad en el Parlamento Europeo. Pero no es verdad que los ciudadanos no comprendan Europa, es que la explicamos mal. ¿Verdad que si contamos que la hipoteca depende de Europa, y también la seguridad alimentaria, y los derechos de ciudadanía...? Además, Europa tiene que seguir siendo el polo de bienestar y la referencia moral para el mundo.

P. ¿Ese discurso es compatible con la medida europea sobre inmigración que fija en seis meses la retención de los sin papeles, una suerte de arresto sin haber cometido delito?

R. La política de inmigración está por construir, pero en ese punto concreto en España no es así.

P. Pero podría serlo: la autorización de Bruselas ahí está y ustedes u otro gobierno si quieren pueden aplicar esa medida.

R. Esa medida se aprobó porque algunos países no contemplaban ningún límite; por lo menos ahora sí lo hay. Pero yo abogo por más garantías y más derechos a las personas, aunque insisto en que España es un país con muchas garantías.

P. No se ha oído en campaña un debate sobre la inmigración y sí, por ejemplo, sobre el aborto y la familia.

R. Todavía estoy esperando que el señor Mayor Oreja en los dos debates que hemos tenido me responda a una pregunta sobre la interrupción del embarazo: Si se modula algún aspecto de la ley, ¿votará a favor de la misma? Sobre la familia sí ha hablado y también sobre España. El concepto del señor Mayor Oreja y del PP sobre ambas excluye a millones de españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 2009