Luz verde por un año a la conexión Wi-Fi a Internet en 500 espacios públicos de Barcelona

La CMT limita el acceso a un máximo de 60 minutos por usuario y día

Los ciudadanos de Barcelona que necesiten conectarse a Internet sin cables de por medio con tecnología Wi-Fi podrán hacerlo de forma gratuita durante un año, y a partir de este mes, en distintos espacios municipales de la ciudad, tras la luz verde que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha dado al proyecto Wi-Fi del Ayuntamiento.

En un principio, el acceso a la red inalámbrica contará con 177 puntos operativos, pero la red se irá expandiendo de forma escalonada hasta alcanzar los 280 puntos a finales de este año. Cuando termine 2010, la previsión pasa por alcanzar los 500 puntos. No sólo serán centros cívicos, culturales y sociales, además de bibliotecas, sino también en museos, centros deportivos, mercados y algunos parques y jardines.

La reacción del Consistorio no se hizo esperar ayer, tras el largo pulso librado con el organismo que regula el mercado de las telecomunicaciones, cuya resolución de 38 páginas consta en la página web de la CMT. "Barcelona será la ciudad con la red Wi-Fi más potente y eso nos permitirá analizar cuál es la evolución de este segmento del mercado para ver su viabilidad definitiva", señaló a través de un comunicado el cuarto teniente de alcalde, Ramón García-Bragado, para quien la decisión de la CMT "avala la solidez del proyecto presentado por la ciudad".

La inquietud del regulador tiene que ver con la supuesta competencia desleal que este servicio gratuito pudiera suponer respecto a los operadores privados por parte de las administraciones públicas, sobre todo si el acceso a Internet vía tecnología Wi-Fi se hace "a precio inferior al necesario para asegurar la rentabilidad del negocio". Hay un puñado de municipios expedientados por la CMT por ofrecer este permiso a sus ciudadanos sin permiso, como Atarfe (Granada) y Ponteareas (Pontevedra). Finalmente, ve en el Wi-Fi ciudadano una vía para fomentar las nuevas tecnologías.

La resolución del regulador de las telecos da un a Barcelona durante el plazo de un año. A partir de ese plazo, que se considera un "periodo promocional" en el que valorará el efecto del servicio en el mercado, el Ayuntamiento deberá idear una nueva fórmula para financiar este servicio.

Pero el acceso tendrá ciertas restricciones. La primera, que sólo podrá prestarse el servicio en los horarios indicados de apertura de los centros del proyecto. La segunda, que la duración de la conexión se limitará a 60 minutos por usuario y día. La velocidad de transmisión deberá limitarse a un caudal aproximado de 200 kilobytes por segundo (Kbps).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además, los cibernautas que se conecten en espacios municipales no podrán tener acceso a páginas web con contenidos para adultos "o que puedan resultar nocivos para la juventud y la infancia". Tampoco podrá acceder a actividades distintas del servicio de navegación por Internet, como descargarse contenidos audiovisuales como una película o conectarse por videoconferencia. No se podrá prestar gratis, con cargo a fondos públicos, el servicio de acceso Premium.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS