Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA DE METROSCOPIA PARA EL PAÍS | ELECCIONES EUROPEAS | Campaña electoral

El 56% de los votantes del PSOE se opone a que las menores aborten solas

La reforma del Gobierno se enfrenta a la oposición del 64% del electorado

La reforma de la Ley del Aborto, que despenaliza la interrupción del embarazo y permite que las chicas de entre 16 y 18 años puedan abortar sin consentimiento paterno, se ha convertido en un serio problema político para el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Un 64% de los encuestados por Metroscopia para EL PAÍS "no está de acuerdo" con que las menores aborten solas y sólo un 30% está a favor. Entre los votantes socialistas, un 56% también se opone a este punto, con lo que la división que han mostrado los dirigentes socialistas en este aspecto llega también a los votantes.

La encuesta, realizada mediante 1.000 consultas telefónicas entre el 27 y el 28 de mayo, otorga 3,7 puntos de ventaja al PP sobre el PSOE en las elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán el próximo domingo. El sondeo revela que la oposición a que las menores aborten sin consentimiento paterno es algo mayor entre las mujeres que entre los hombres. Un 67% está en contra, mientras que entre los hombres el porcentaje que se opone es del 61%.

El rechazo es mayor entre las mujeres (67%) que entre los hombres (61%)

En todos los grupos de edad hay un rechazo mayoritario a que el consentimiento paterno no sea un requisito, pero la oposición crece con los años y es mayor entre quienes tienen más de 55.

Lo más preocupante para el PSOE es que un 56% de sus votantes está en contra del proyecto. Entre los votantes del PP, este porcentaje asciende hasta el 88%.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido que la reforma impedirá que los padres "interfieran" en la decisión de sus hijas. La mayoría de los países europeos permite abortar a menores sin consentimiento paterno, pero la reforma ha tenido contestación en las filas socialistas, como la del presidente castellano-manchego, José María Barreda, quien se ha mostrado contrario a este punto. Algunos diputados socialistas han pedido que la ley no obligue al consentimiento paterno, pero sí al conocimiento paterno, en línea con lo que propondrá el BNG. Otros socialistas católicos, como el presidente del Congreso, José Bono, han eludido pronunciarse, aunque han dado a entender que preferirían un texto más suave.

El PP ha hecho de la reforma de la Ley del Aborto, y en especial del punto que permite abortar a las menores sin consentimiento, uno de los ejes de su campaña de las europeas. El candidato popular, Jaime Mayor Oreja, se alineó con el ala más dura de la Iglesia católica, al considerar que el aborto es peor que los abusos sexuales a menores de los que han sido acusados curas en Irlanda.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, defendió ayer que el PP aún "sigue diciendo no" a la Ley de Igualdad, a la reforma de la educación o a que "las mujeres decidamos sobre nuestra propia vida", en alusión a la Ley del Aborto.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha defendido que la Ley de Autonomía del Paciente, que aprobó el Congreso en 2002 a propuesta del Gobierno del PP, fijó la mayoría de edad sanitaria en los 16 años salvo para el aborto y la reproducción asistida. Ahora la reforma elimina la excepción del aborto con el argumento de que si una menor puede operarse a corazón abierto o someterse a una operación de cirugía estética sin consentimiento paterno, también debe poder abortar. Aído ha llegado a recordar que el PP permitió con su ley a una menor "ponerse tetas" sin consentimiento.

El PSOE andaluz salió ayer a defender a Aído y su diputada Verónica Pérez denunció una "cruzada" del PP y de los sectores "más retrógrados" contra ella por ser "mujer, socialista y andaluza".

Intenso debate entre los socialistas

- Zapatero (presidente). "Con esta norma preservamos una situación excepcional. Es una decisión íntima de la mujer, pues tiene la responsabilidad de un embarazo para toda la vida". Y añadió que los padres podían "interferir de manera determinante".

- Bibiana Aído (ministra de Igualdad). "No se rompía la patria potestad cuando en el año 2002 aprobaron la Ley de Autonomía del Paciente, por la cual se permite que cualquier joven pueda operarse de lo que quiera, ponerse tetas, por ejemplo".

- José María Barreda (presidente de Castilla-La Mancha).

"No me parece bien que las menores de 16 años puedan abortar sin el consentimiento de sus padres. Soy padre y no concibo que si mi hija estuviera en ese supuesto no se comunicara con su madre y conmigo".

- Guillermo Fernández Vara (presidente de Extremadura). "Si una chica de 16 años puede decidir si le transplantan un riñón, puede decidir que se interrumpe voluntariamente un embarazo. Si mi hija, cuando tenía 16 ó 17 años, hubiera tenido esa situación vital, me hubiera gustado estar a su lado, no para cambiar su opinión, pero sí haber podido estar a su lado".

- Ángel Gabilondo (ministro de Educación). "Ellas son las que han de tomar la decisión y sobre esto hay unanimidad, pero es muy importante que tengan próximo a alguien que las pueda asesorar y ayudar".

- José Antonio Pérez Tapias (diputado del partido socialista). "El consentimiento paterno no debe ser indispensable, pero sí el conocimiento".

- Carme Capdevila (consejera de Acción Social de Cataluña). "Una joven de 16 años tiene derecho a decidir sobre su maternidad. Pero esta decisión no se puede tomar sin el acompañamiento de los padres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de junio de 2009

Más información