Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos centros de salud serán de gestión pública

La pregunta la hizo uno de los empresarios que habían pagado 1.380 euros para asistir a la jornada Evolución y futuro próximo de las infraestructuras sanitarias, que ayer reunió a seis consejeros de sanidad en el hotel Hesperia: "¿Entra en sus planes que la gestión de atención primaria sea privada?". El que tenía que contestar a la cuestión, que ya le habían planteado en otros encuentros con empresarios, era el consejero madrileño, Juan José Güemes: "No prevemos que la atención primaria se base en un modelo de colaboración público privada", respondió.

Güemes explicó que su Gobierno ha decidido "no vincular los centros de primaria a la construcción de los nuevos hospitales", que se construirán con un modelo de concesión (gestión privada de la parte sanitaria y la no sanitaria). "La razón es que creemos que la atención primaria tiene, en el contexto de libertad de elección, un importante papel de prescriptor del itinerario que deben seguir los pacientes en atención especializada".

Tanto los empresarios de la construcción como los gestores sanitarios llevan tiempo interesándose por la construcción de los 55 centros de salud que Esperanza Aguirre ha prometido abrir en esta legislatura. Las asociaciones profesionales y sociedades de atención primaria sospechaban que los ambulatorios entrarían en el mismo lote que los nuevos hospitales, es decir, que su gestión se transferiría al concesionario ganador de un concurso.

Parece que ese modelo, que ya funciona en Valencia (hospital de Alzira), ha sido desechado. Lo que no quiere decir, insistió el consejero, que la atención primaria no necesite "cambios importantes". Requiere "un adelgazamiento drástico de su nivel gerencial". Se refería al área única, un anteproyecto de ley que suprimirá las 11 áreas sanitarias en que se divide la región para reducirlas a una sola y que ha concitado la oposición frontal de sindicatos y sociedades científicas. Así que el área única sigue adelante, pero la colaboración privada en los ambulatorios, no. "Por su tamaño, no merece la pena", añadió Güemes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 2009