Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un concejal del PP en Arganda del Rey por conducir ebrio

El portavoz popular del municipio se resistió e insultó a los agentes

El segundo teniente de alcalde, portavoz del PP y concejal de Régimen Interior de Arganda del Rey, Manuel Cercadillo Toledo, de 41 años, se enfrentará en los próximos días a un juicio rápido por dos delitos. La madrugada del sábado fue detenido por la Guardia Civil cuando conducía con una elevada tasa de alcoholemia por el centro de la localidad. El edil también se enfrentó a los agentes y les insultó de forma reiterada.

Los hechos ocurrieron sobre las dos de la madrugada del pasado sábado. A esas horas, dos guardias civiles que patrullaban por la calle de Santiago Apóstol, cuando vieron a un coche que iba dando bandazos y que incluso se subía por los bordillos de la acera. Los agentes dieron el alto al conductor, pero éste hizo caso omiso. Eso obligó a que los guardias cruzaran el coche oficial para detenerlo, según fuentes del instituto armado. El coche lo conducía Manuel Cercadillo.

El edil, cuyo coche daba bandazos, se enfrenta a un juicio por dos delitos

Cuando los agentes solicitaron su documentación y la del vehículo, el concejal se arrojó al suelo de manera desafiante, mientras no paraba de proferir todo tipo de insultos e increpar a los agentes. De hecho, no dejó de decirles a los agentes que él era concejal del Ayuntamiento de Arganda, con la intención de intimidar a los guardias. También buscaba no mostrar su documentación y dejar abandonado incluso el coche. En ese momento, y pese a su resistencia, Cercadillo fue detenido acusado de un delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad.

Pero aún faltaba más por llegar. Los agentes se percataron de que el concejal podía estar bebido, por lo que llamaron a una patrulla de la Policía Local de Arganda. Cuando llegaron los policías, el concejal se negó a hacer la prueba de alcoholemia, por lo que los guardias civiles le informaron de que estaba cometiendo un nuevo delito.

Al final, Cercadillo accedió a soplar y dio una tasa que cuadruplicaba el límite legal para conducir: 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Cercadillo dio una tasa de 1,03 miligramos en la tercera prueba (la llamada de contraste) que le practicaron cerca de las tres y media de la madrugada en la sede de la Policía Local. Al sobrepasar los 0,60 miligramos, fue acusado de un delito contra la seguridad del tráfico, según fuentes de la Guardia Civil. El edil fue trasladado al cuartel del instituto armado en Arganda, donde se instruyó el correspondiente atestado por los dos delitos. Cercadillo fue puesto en libertad cerca de las diez y media de la mañana, tras ser asistido por su abogado. Las diligencias fueron remitidas al Juzgado de Instrucción número 3 de Arganda, que celebrará en los próximos días el juicio rápido por ambos delitos.

Este periódico intentó recabar la versión de lo ocurrido a Cercadillo. Una portavoz municipal aseguró que el edil se encuentra en reposo por una baja médica y que está pasando "por problemas familiares" que le han dejado en estado de shock. El imputado es concejal en Arganda desde 1995 y lleva en el gobierno desde hace seis años, según la fuente.

El equipo de gobierno de Arganda (53.309 habitantes) no ha querido hacer declaraciones sobre la actuación del concejal. Ayer tan sólo tenían noticia de que se había producido "un incidente" la madrugada del sábado, pero aseguraron que no conocían el alcance del mismo, según fuentes municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 2009