Análisis:EL ACENTO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

La abuela 'bloguera'

María Amelia López Soliño murió el pasado miércoles a los 98 años. Se hizo célebre hace poco, a partir de los 95. El nieto con el que vivió en Cambados (Pontevedra) le regaló entonces un blog y le abrió las puertas al mundo a través de Internet. Su bitácora lleva recibidas más de millón y medio de visitas y en 2007 la televisión alemana le concedió el premio BOB's al mejor blog en español.

Tenía que llevar un tiempo delicada porque sus últimas entregas son de marzo, y están grabadas. Una de ellas se titula Croquetas, es del día 11, y en ella empieza quejándose con ironía de las maniobras de su nieto. "Tengo manía de comer croquetas por la noche", cuenta, "croquetas y croquetas". Y explica que no le gusta nada que su nieto intervenga para modificarle la costumbre. "Salí de la lucha de mi padre y ahora viene mi nieto", comenta. Así que lo tiene claro: "A mi manera".

Así era la abuela bloguera. Su sitio (www.amis95.blogspot.com) ha sido destacado por numerosos periódicos del mundo y, por ejemplo, en The Age de Australia se destaca su militancia radical contra la filosofía que cultivan muchos de los que comparten su edad: "No hacer nada y dejarse morir". Eso no iba con ella. "Es un libro abierto" y "un invento bárbaro", comentaba de Internet, que le dio tanta fama que Zapatero quiso conocerla cuando visitó Galicia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pues sí, señores, yo soy socialista desde los 16 años y encantada de la vida de serlo", escribió el 26 de diciembre de 2006. "Pero me trajo muchos disgustos, fui multada por inmoral sin serlo y fui también multada con 50 duros por los personajes que se apoderaron del pueblo de Corcubión". Hablaba del día en que Franco dio el golpe de Estado; le dijeron que "la guerra había llegado". Cuenta también de su pueblo. "Hoy fui feliz en Muxía. Felicísima", y no tarda en quejarse con coquetería de que los suyos no se lo enseñen al mundo. "Porque los gallegos están dormidos, caramba. ¡Qué belleza tiene este pueblo!".

A mi manera: My way, la canción que consagró a Sinatra y que Sid Vicious de los Sex Pistols escupió como una proclama generacional. La abuela bloguera ha recuperado ahora el mensaje. No para gritarlo, lo ha susurrado con dulzura: seguir viviendo y no dejarse morir. Con "croquetas y croquetas" y un poco de Internet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS