Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición reclama la dimisión de Camps por mentir a las Cortes

El jefe del Consell dice que todos los contratos están disponibles pero no los da

"Con la verdad se va a todas partes. Ese ha sido mi santo y seña". La frase pronunciada por Francisco Camps levantó ayer una ola de indignación entre los diputados de la oposición en las Cortes Valencianas, que pidieron su dimisión "por mentiroso". El presidente valenciano insistió en que "no hay regalo alguno", repitió varias veces que no existe "ninguna relación" con la trama corrupta que dirigía Francisco Correa y aseguró que "todos los contratos están a disposición" de la oposición.

"Todavía no sabemos cuántos contratos hay con Orange Market, ¿y tenemos que soportar que nos agredan y nos perdonen?", dijo el socialista Ángel Luna. "Como imputado tiene derecho a mentir, pero aquí [en las Cortes valencianas] no. Usted ha mentido cuando dijo que no conocía a Álvaro Pérez. Ha aceptado regalos y ha dado millones a esas empresas", remacharon los socialistas.

MÁS INFORMACIÓN

Luna acusó a Camps de "judicializar" sus supuestas relaciones con la trama corrupta al negarse a dar explicaciones políticas antes de acudir a declarar ante el juez y de "denigrar" a las instituciones al mantener su silencio. "Estamos hartos de mentiras, de manipulación y de miseria moral: me cuesta mucho seguir llamándole señor presidente", concluyó.

La portavoz de Compromís, Mònica Oltra, también reclamó sin éxito el derecho de la Cámara a saber lo que declaró Camps el pasado miércoles en el Tribunal Superior de Justicia, y afirmó: "Un mentiroso no puede ser presidente de la Generalitat".

"Usted negó la relación con Álvaro Pérez, El Bigotes, y luego supimos que le había declarado su amor ovoide [en referencia a la frase "te quiero un huevo" en la conversación del jefe de Orange Market con Camps], y tampoco ha explicado por qué llamó compulsivamente al sastre", prosiguió Oltra. "Algo hemos ganado, como hoy está aquí, no podrá llamar al sastre 40 o 50 veces mientras declara", añadió.

Oltra lamentó el cuadro que ofreció el miércoles el presidente de la Generalitat al acudir a declarar ante el juez acompañado por tres vicepresidentes y la alcaldesa de Valencia, "como si fuera a inaugurar un gran evento. ¿Hasta cuándo esta vergüenza?". Y reclamó todos los detalles de la declaración.

El presidente de la Generalitat insistió: "Tenía ganas de decirlo todo y ya está dicho. No hay nada de nada".

Pero de su boca salieron, fundamentalmente, críticas a la oposición por su insistencia en preguntar una y otra vez lo mismo. En su réplica a Luna, Camps acusó al socialista de "explicarlo todo de forma variopinta, pintoresca, ridícula y absurda" para salvar un "único problema: que el PP gana las elecciones en la Comunidad Valenciana siempre".

Camps cerró su primera réplica con una alusión al caso GAL y una mención expresa del "único Gobierno que tomó el Estado para organizar una trama paralela y fue condenado por ello", un recurso que sólo había utilizado hasta la fecha alguno de sus adláteres. En medio del clima de tensión, el jefe del Consell fue recibido con aplausos a su llegada y a su salida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 2009