Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tránsfuga del PNV se hace con la alcaldía de Labastida con el voto del PP

La promoción de un campo de golf sobrevoló un pleno bronco y tenso

En un pleno municipal cargado de tensión, Labastida eligió ayer como nuevo alcalde a un tránsfuga del PNV, Josu Landa, gracias a una moción de censura apoyada por otra edil peneuvista también reprobada por su partido y los cuatro del PP. Deja así su cargo Higinio Arinas, el único primer edil con que contaba EB en toda Euskadi. Sobrevoló el pleno el proyecto de levantar en esta localidad de apenas 1.500 vecinos un campo de golf con una urbanización anexa de 750 chalés, que impulsó el PP en el pasado mandato. Este proyecto, apoyado por los dos tránsfugas, se retomará en breve, como reconoció el portavoz local del PP, Ignacio Gil Orive, quien se convertirá en alcalde el próximo año en cumplimiento del acuerdo que ha alcanzado con ambos tránsfugas para repartirse el puesto hasta las municipales de 2011.

El PP se apoya en un edil independiente para recuperar Baños de Ebro

El nuevo regidor no pronunció ningún discurso en el pleno, que duró unos 45 minutos, aunque luego, en declaraciones a EL PAÍS, se consideró respaldado por sus convecinos. "Entre todos los alborotadores, no había más de media docena de residentes en Labastida. Eran gentes venidas de Guipúzcoa o Vizcaya, dispuestas a armar lío, convocadas por EB", comentaba.

La bronca en el pleno estaba asegurada. Los seguidores de EB, que desplegaron una pancarta acusando de tránsfugas a los dos ediles ex peneuvistas, se cruzaron insultos casi sin interrupción con quienes defendían la censura. En numerosas ocasiones, el edil independiente Fernando Perea, quien presidía la sesión, tuvo que pedir silencio, lo que nunca logró.

De los murmullos al abierto escándalo, el pleno registró interrupciones en todo momento, aunque los hechos más graves se vivieron a su final. Entonces, un vecino que se identificó como nacionalista, visiblemente alterado, le reprochó a Landa su "traición". "No representas al nacionalismo", le dijo. Mientras, simpatizantes del PP intentaban agredir al concejal de Vitoria de EB, José Navas, lo que obligó a intervenir a la Ertzaintza.

Arinas, alcalde saliente, vinculó directamente la moción de censura a la especulación urbanística. Recalcó que tras su forzada salida del cargo no está la supuesta parálisis del Ayuntamiento que argumentan el PP y los dos tránsfugas, sino su negativa a aprobar el Plan General de Ordenación Urbana, que incluye el proyecto del campo de golf.

Arinas salió elegido alcalde en 2007 con los dos votos de su grupo, el del concejal independiente y los dos del PNV, que pronto le abandonaron. Así, se ha encontrado siempre en minoría. "Me han tenido atado de pies y manos para desarrollar la gestión municipal", comentó en el pleno. Acusó a Landa de haber "engañado a sus votantes" porque su partido no mencionó en campaña el campo de golf. Durante el pleno discutió de manera acalorada con Gil Orive, a quien llamó "sinvergüenza". Gil, primo carnal suyo, le replicó que es un "mentiroso compulsivo".

La Rioja Alavesa vivió ayer otra moción de censura impulsada por el PP, con el apoyo de un concejal independiente en la lista del PNV, aunque sin la misma polémica. En Baños de Ebro, el independiente Iñaki Fernández devolvió la alcaldía al popular Roberto Blanco en perjuicio del peneuvista Luis Antonio Troncoso.

"Ahora sin Ibarretxe nos sentimos liberados"

Hora y media después de concluido el pleno, el nuevo alcalde de Labastida, Josu Landa, prefiere hablar del futuro aunque no elude una reflexión sobre lo acontecido.

Pregunta. No ha pronunciado una palabra en su investidura ¿Se ha sentido intimidado por quienes le acusan de tránsfuga?

Respuesta. Los que gritaban eran de fuera. Los vecinos del pueblo nos apoyan.

P. ¿Cuáles serán las primeras medidas que tome como alcalde?

R. Hay que sacar adelante los presupuestos, el Plan General de Ordenación Urbana, el colegio público, el centro de salud, la reforma del casco urbano del pueblo,...

P. ¿Se considera un tránsfuga?

R. A día de hoy, no he recibido ninguna notificación por parte del Araba Buru Batzar de expulsión del PNV. Me considero un nacionalista de Labastida, como buena parte de la Junta Municipal [del PNV] disuelta.

P. Le acusan de haber traicionado a su partido por un campo de golf.

R. Ésa es la trampa. El campo de golf ha llevado sus trámites, pero a nosotros nos interesa sacar adelante el PGOU, que lleva 15 meses aparcado en un cajón con la excusa del [campo de] golf, pero que mantiene paralizada la actividad del pueblo.

P. Le ofrecieron el puesto hace un año. ¿Por qué ha aceptado ahora?

R. Por respeto al lehendakari Juan José Ibarretxe. Ahora que se ha marchado, nos consideramos liberados totalmente. No tenemos obligación de apoyar a Higinio Arinas, a quien dimos el voto contra nuestra voluntad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de mayo de 2009

Más información