Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Varios refritos con mucho celofán

El Pacto Local por la Inmigración apenas aporta novedades pese al oropel

Todo el boato y la solemnidad que ayer rodeó a la firma del Pacto Local por la Inmigración en el Palau de la Generalitat no sirvió más que para envolver de brillante celofán lo que no es más que el refrito de un refrito.

Lo sugirió al término del acto -eso sí, de forma bastante elegante- Rafael Ferrando, presidente de la patronal autonómica Cierval, al señalar que el documento era "una derivación" del Pacto Valenciano por la Inmigración, un texto firmado en el mismo lugar, con el mismo boato y solemnidad, en el mes de noviembre pasado, también por el presidente de la Generalitat.

Y tan derivación. Como que el Pacto Local por la Inmigración (el de ayer) repite aspectos ya recogidos en el Pacto Valenciano por la Inmigración (el de noviembre). Un ejemplo es la referencia que se hace a la mediación intercultural, donde se aboga por fomentar la figura del mediador en las Administraciones Públicas.

Este es el primer refrito, pero aún hay un segundo. Y es que el Pacto Valenciano de la Inmigración (el de noviembre) también parte de un acuerdo previo. En concreto, es un apartado corregido y aumentado del Pavace (el Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo 2009-2013) firmado en septiembre de 2008, con la misma solemnidad y boato que los dos anteriores pactos, también en el Saló de Corts del Palau de la Generalitat.

Pero la falta de originalidad del documento firmado ayer no acaba en el Pacto Valenciano por la Inmigración y el Pavace. También copia otro texto: la Ley de Integración de las Personas Inmigrantes de la Comunidad Valenciana. Un ejemplo: el punto 2 del Pacto Local, referido a la formación de los empleados y empleadas públicas, ya está desarrollado en el artículo 10.d de la ley. Otro ejemplo: el apartado 3, en el que se alude a las campañas de sensibilización social, se encuentra ya recogido en el artículo 5 de la ley de Integración. Incluso se anuncia la creación de una nueva institución, el Consejo Valenciano de la Inmigración, que es una mezcla de dos ya existentes: el Foro Valenciano de la Inmigración y el Observatorio Valenciano de la Inmigración. Demasiadas derivadas para tanto oropel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 2009