Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

La 'contabilidad B' de la trama de Correa revela el pago de viajes al tesorero del PP

El cabecilla de la red corrupta, ahora en prisión, entregó supuestamente en 2002 al senador Luis Bárcenas 3.500 euros para que visitase Reino Unido y Suiza

El cerco de indicios delictivos sobre el senador y tesorero del PP, Luis Bárcenas, se estrecha. La contabilidad B de la trama corrupta vinculada al PP revela que Francisco Correa, cabecilla del caso Gürtel, entregó unos 3.500 euros a Bárcenas para pagar viajes que éste habría hecho, a comienzos de 2002, a Reino Unido y Suiza. Las cuentas opacas de Correa, actualmente encarcelado, reflejan que pagó esos viajes. Y que, además, en los tres meses anteriores, el tesorero del PP recibió de la trama, siempre por orden de Correa, en torno a 650.000 euros.

Bárcenas se remitió ayer, a través de una portavoz, al comunicado que emitió el 2 de abril y en el que niega haber recibido "jamás" dinero de Correa, "ni directa ni indirectamente".

Bárcenas, amigo de Correa, recibió casi 650.000 euros en apenas tres meses

El senador popular niega haber cobrado dinero del jefe de la trama

El juez Baltasar Garzón sostiene que Bárcenas recibió de las sociedades de Correa más de 1,3 millones de euros. La investigación, sin embargo, eleva ya esa suma a 1,6 millones. A esto hay que unir las inversiones inmobiliarias que Bárcenas ha realizado en los últimos diez años y que, según la investigación, no se corresponden con sus ingresos como tesorero nacional del PP.

Correa es el jefe de la trama corrupta que destapó un ex concejal del PP de la localidad madrileña de Majadahonda, José Luis Peñas, y que, hasta el momento, implica a tres diputados regionales de Madrid, al presidente valenciano, Francisco Camps, a su número dos en el PP valenciano, Ricardo Costa, y a cuatro ex alcaldes de grandes municipios de Madrid. También están presuntamente implicados dos aforados nacionales: Bárcenas y el eurodiputado Gerardo Galeote.

En una de las conversaciones que el ex concejal Peñas grabó a Correa, éste se jacta de haber entregado a Bárcenas 1.000 millones de las antiguas pesetas. Tras ser encarcelado por Garzón, Correa ha declarado que esa afirmación sólo era una forma de hablar, y que lo que realmente quiso decir es que sus empresas ahorraron mucho dinero al PP organizándole actos de partido a precios muy bajos.

La Agencia Tributaria está tras los pasos de Bárcenas. Él ha pedido públicamente que le investigue. Los primeros datos revelan que el tesorero del PP ha amasado un patrimonio muy superior al que le permitiría su sueldo. Es propietario, junto a su esposa, de dos pisos en la madrileña calle de Príncipe de Vergara, de otros dos en Ibiza y Marbella y de plazas de garaje en Madrid. Además, vendió un lujoso apartamento en Sierra Nevada y compró otro en Baqueira-Beret. Su patrimonio conocido puede superar los cinco millones.

Bárcenas también es investigado por el ingreso de 330.000 euros que efectuó en un banco en enero de 2003. Al contado y en billetes de 500 euros. Hacienda lo descubrió y le pidió explicaciones. Bárcenas explicó al fisco que el dinero procedía de un crédito que había pedido un mes antes para una compra de cuadros que había resultado fallida. Es decir, Bárcenas pidió un préstamo para unos cuadros (con los consiguientes gastos que genera la recepción de todo crédito) y luego se arrepintió y devolvió el dinero.

En la contabilidad de la red de Correa aparecen supuestos pagos a "L. B." [supuestamente Luis Bárcenas] anteriores al crédito. Algunos pagos son muy similares al dinero que Bárcenas dice haber pedido al banco para comprar los cuadros.

No son sólo los viajes a Suiza y Reino Unido y el extraño préstamo. La investigación arroja fuertes evidencias contra el tesorero del PP. Garzón le implicó en la trama, pero no pudo tomarle declaración porque, además de tesorero, Bárcenas es senador y aforado. Sólo puede interrogarle el Supremo. Garzón quiso inhibirse directamente en favor del Supremo, tras llegar a la convicción de que Bárcenas había percibido de la trama al menos 1,3 millones. Pero la Fiscalía Anticorrupción lo rechazó alegando que los indicios contra el tesorero carecían de suficiente solidez. Y forzó a Garzón a inhibirse del caso Gürtel en favor de los tribunales superiores de Madrid y Valencia para que se indagaran las implicaciones de aforados de esas comunidades.

Contra estos aforados, Anticorrupción sí aprecia sólidos indicios de que habrían recibido sobornos de la trama a cambio de contratas de obras públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de mayo de 2009