Los directivos del ladrillo vuelven al sector financiero

La banca compite por ejecutivos para gestionar sus activos inmobiliarios

Son directivos boomerang. Cuando el sector inmobiliario estuvo en la cresta de ola, abandonaron bancos y cajas para preparar las salidas de sus empresas a los mercados bursátiles. Hoy, las entidades financieras vuelven a reclamarlos para pilotar sus nuevas divisiones inmobiliarias o gestionar los activos que ejecutan a empresas y clientes. Banco Santander, Banco Popular, Caixa Catalunya, Banc Sabadell o Caixa Penedès son algunas de las entidades que han recuperado a primeras espadas del sector del ladrillo.

Enric Venancio empezó a trabajar en 1974 en el mundo financiero y fue escalando hasta ocupar varias responsabilidades en Banesto y La Caixa. En 1992 dejó el mundo bancario, pero siguió llevando los asuntos financieros de Acesa. En 2005 dio el salto a Renta Corporación y posteriormente pasó a dirigir la participada Mixta África. En noviembre dejó la empresa y fue nombrado, cuatro meses después, director general del nuevo conglomerado inmobiliario de Caixa Penedès.

"Las entidades necesitan estos perfiles", afirma un gestor

Altamira Santander Real Estate, la filial de Banco Santander, estará encabezada por Manuel Castillo, anterior director de promociones de Colonial. Y Banco Popular, por ejemplo, ha fichado a Javier Rodera, ex consejero delegado de Royal Urbis, para Aliseda Gestión Inmobiliaria.

Banc Sabadell ha puesto al frente de su holding Solvia a Salvador Grané, que procede de Afirma. "El proceso fue natural. Llegué a Landscape, filial del Sabadell, en 1998. Luego la compró Astroc y se integró dentro del Grupo Afirma, donde estuve hasta que regresé el año pasado al Sabadell", explica Grané.Estos directivos conocen el mundo financiero porque diseñaron las salidas a Bolsa de las compañías donde trabajaban, como Eduard Mendiluce, director del área inmobiliaria de Caixa Catalunya y consejero delegado de su filial Procam. Estuvo en Colonial, fue consejero de su filial francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL) y en Criteria. "Las entidades necesitan gente que sepa gestionar y comercializar los activos inmobiliarios que están adquiriendo", señala.

Fuentes financieras sostienen que la tendencia continuará, al menos mientras sus divisiones inmobiliarias sigan engordando.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS