Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una buena televisión pública

Somos muchos los que consideramos necesaria una buena televisión pública, aunque no sea precisamente tomando como modelo la BBC, ya que ésta no es tan ejemplar por el solo hecho de no ofrecer publicidad. Nuestra televisión será buena si cumple básicamente, con independencia económica, como servicio a la comunidad en cuanto a información y cultura y entretenimiento, como objetivos primordiales.

Lo de la financiación no parece ir por buen camino, ya que de entrada se propone, al menos en cuanto al 24% de sus necesidades, depender de cómo les vaya a las privadas. Por otra parte, eliminar toda competencia a las privadas, como los deportivos de primera línea, supliéndolos con programación propia, ¿debates en el Parlamento o similares?, haría de TVE algo insufrible.

Todo ello en medio de un sprint, ya que en septiembre se quiere empezar a poner en práctica. ¿A qué obedecen tantas prisas? ¿No sería mejor eliminar publicidad poco a poco para que dé tiempo a potenciar la producción propia y reorganizar la empresa?

Parece una competición con nuestros vecinos franceses para demostrar quién lo hace mejor y más rápido. ¿O quizás existen contrapartidas inconfesables de no se sabe quién para este desbarajuste de proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 2009