Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contactos políticos

Camps sella un "frente común" con Montilla en materia de financiación

El presidente catalán invita al valenciano, sin éxito, a entrar en la Eurorregión

Los presidentes de la Comunidad Valenciana y de Cataluña, el popular Francisco Camps y el socialista José Montilla, respectivamente, escenificaron ayer un frente común ante el Gobierno central en materia de financiación autonómica y defensa del corredor mediterráneo. La entrevista celebrada en Valencia, con la excusa de la final de la Copa del Rey de fútbol, abre una nueva etapa en las relaciones políticas entre los dos territorios.

Las dos únicas reuniones bilaterales anteriores entre presidentes tuvieron lugar en 1996 en Valencia entre Eduardo Zaplana y Jordi Pujol y en 2000, en Barcelona, con los mismos actores.

La entrevista celebrada ayer tiene lugar tras meses de presiones de las organizaciones empresariales catalanas y valencianas para que se normalicen las relaciones políticas y en un momento en que Camps necesita recuperar protagonismo político por el desgaste del caso Gürtel, que le ha relacionado con una supuesta trama de corrupción. De hecho, Camps fue interpelado tras la reunión por las facturas de los trajes que supuestamente pagó la trama corrupta. El jefe del Consell se limitó a responder: "El proceso [judicial] sigue su curso". Pero el desgaste es evidente, como mostraban ayer grupos de hinchas del Athletic con cánticos referidos al sastre y a los trajes por los que se investiga a Camps.

"Los cálculos financieros son prácticamente homogéneos"

El político catalán invita al valenciano a entrevistarse de nuevo en Barcelona

Ello no evitó que la reunión política fuese "extensa, tranquila y cómoda" en palabras de Camps, que argumentó que en materia de financiación ambos gobiernos tienen "un mismo discurso". Para el jefe del Consell, los dos territorios plantean un nuevo sistema de financiación "desde la realidad demográfica y social", ya que "los cálculos económico-financieros son prácticamente homogéneos" para ambos. "Lo importante es que sea un acuerdo satisfactorio, justo y según la ley", insistió José Montilla, que reconoció que buena parte de la entrevista se dedicó a hablar de la financiación autonómica. "Esperamos que [el nuevo sistema] tenga una solución satisfactoria para los dos territorios con mayor incremento de gasto [por el aumento de la población] del territorio español".

Montilla abogó por que "dos territorios tan cercanos, con intensas relaciones económicas, en el ámbito político, y más allá de ideologías, han de tener una relación fluida". En este contexto, Montilla invitó a Camps a mantener una nueva reunión bilateral en Barcelona. Sin embargo, ambos presidentes autonómicos acordaron que, antes de fijar una nueva cumbre bilateral, se reunirán los consejeros de Economía, Educación, Sanidad y Bienestar Social de ambos gobiernos para poner cuestiones en común.

Montilla aprovechó el encuentro para invitar a Camps a sumarse al proyecto de Eurorregión Pirineos-Mediterráneo en el que están integradas Cataluña, Baleares, y las regiones francesas de Midi-Pyrénées y Languedoc-Roussillon. La eurorregión Pirineos-Mediterráneo tiene en Barcelona la sede del secretariado general; en Toulouse, la sede principal, la dirección general, y en Bruselas la representación del Languedoc-Roussillon ejerce la representación ante las instituciones comunitarias, de las que puede recibir fondos.

Montilla volvió a insistir posteriormente, ante la Asociación Valenciana de Empresarios, en la necesidad de que el Consell sume esfuerzos para consolidar una "gran región mediterránea" y modificar "el diseño radial y centralista" de España. El presidente socialista aseguró que en este organismo cada cual tiene su espacio y que "todos son tratados con respeto por sus decisiones". El presidente catalán insistió ante su homólogo valenciano en que la eurorregión "es un proyecto absolutamente abierto".

Camps rechazó, de nuevo, la invitación a participar en este ente por considerar que Cataluña ocupa un papel central en la eurorregión, aunque reconoció el esfuerzo de este organismo en la defensa del corredor mediterráneo ante la Unión Europea. "Conectamos con los mismos deseos", dijo.

Ambos presidentes también hablaron de infraestructuras, pero evitaron las discrepancias. Así, evitaron hablar del trazado de la autovía A-68 o del Norte, que todavía no se sabe si terminará en Tarragona o en Vinaròs. El asunto lo tratarán los dos consejeros de Infraestructuras en una próxima reunión bilateral

Más información en páginas 2 y 4- Financiación: Camps y Montilla reclaman un nuevo sistema que prime el criterio de población y no les perjudique por el mayor desarrollo económico.

- Infraestructuras: Ambos presidentes exigen que se potencie el corredor mediterráneo. Para el tren exigen AVE y ancho internacional en mercancías.

- Relaciones bilaterales: Montilla espera que Camps le devuelva la visita. Mientras, se reunirán los consejeros.

- Lengua: Camps evita reconocer que valenciano y catalán son la misma lengua.

- Agua: No hay acuerdo sobre el Ebro.Las infraestructuras también protagonizaron la reunión entre los dos presidentes. Y también en eso hubo coincidencias. Otro de los lugares comunes que alcanzaron Camps y Montilla fue la necesidad de "aligerar" la configuración del corredor mediterráneo. Los dos dirigentes autonómicos no ocultaron su satisfacción porque el Gobierno central ya haya sacado a licitación el tramo de alta velocidad entre Castellón y Tarragona.

Ambos presidentes subrayaron que se trata de un "eje económico y social de primer nivel" y Camps aseguró que "por ello, ha de tener todo el interés del Ministerio de Fomento para que se ponga en marcha lo antes posible". Por su parte, Montilla, admitió su "satisfacción" porque esta infraestructura sea ahora una prioridad del Gobierno central, sobre todo con el ministro José Blanco al mando. Camps también quiso evidenciar que la conexión entre Cataluña y la Comunidad Valenciana es "un eje evidente en crecimiento".

Para Montilla la urgencia de la infraestructura ferroviaria es improrrogable. "Debe ser una realidad lo antes posible" reiteró el presidente socialista de la Generalitat de Cataluña, porque los puertos de ambas comunidades "lo necesitan para su conexión con Europa". El "problema", según Montilla, es que este proyecto "no está contemplado en Europa, dentro de la red transeuropea", lo que tendrá "efectos" para recibir recursos para su ejecución. Por ello, y dentro de esta unidad de acción valenciano-catalana, el presidente Camps insistirá en esta cuestión en la entrevista que mantendrá hoy con el comisario europeo de Transportes, Antonio Tajani. Otra cosa es la presión que deba hacer el Gobierno central.

Sobre las medidas proclamadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el debate del estado de la nación, Camps mantuvo que el Ejecutivo central debe darse cuenta de que el problema de financiación de las autonomías es grave, pero no hizo más posicionamiento. Montilla, en cambio, preguntado sobre la cofinanciación de las ayudas a compras de nuevos coches, aprovechó para lanzar una puya a Zapatero, y aseguró que "si la financiación estuviera cerrada ahora no haría falta estudiar propuestas de cofinanciación del plan Prever".

Insistiendo en la cuestión del corredor mediterráneo, Francisco Camps tildó esta infraestructura de "fundamental" para la competitividad de ambas comunidades, y para que los puertos y aeropuertos tengan "todas las opciones abiertas".

El presidente Montilla, posteriormente, en un acto ante la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) quiso insistir en la bondad del corredor mediterráneo, a pesar de que el auditorio estaba más que convencido. "Hace falta aprovechar la coyuntura actual de crisis, que nos exige esfuerzos, para dar impulso a estas infraestructuras que nos hacen falta", sostuvo el presidente catalán. Montilla fue más allá para demostrar su convencimiento y apuntó: "Si hay que hacer presión por tierra, mar y aire se hará". Todo un aviso a navegantes, y al ministro de Fomento.

Montilla subrayó una y otra vez las buenas y naturales relaciones entre Cataluña y la Comunidad Valenciana, y lamentó que "quizás en el pasado no se hayan aprovechado los vínculos que existen para construir complicidades positivas", algo que ahora quiere remendar.

Pactos y disputas

- Financiación: Camps y Montilla reclaman un nuevo sistema que prime el criterio de población y no les perjudique por el mayor desarrollo económico.

- Infraestructuras: Ambos presidentes exigen que se potencie el corredor mediterráneo. Para el tren exigen AVE y ancho internacional en mercancías.

- Relaciones bilaterales: Montilla espera que Camps le devuelva la visita. Mientras, se reunirán los consejeros.

- Lengua: Camps evita reconocer que valenciano y catalán son la misma lengua.

- Agua: No hay acuerdo sobre el Ebro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 2009

Más información