Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Spanair se reivindica como la aerolínea que catapultará El Prat

Un vuelo a Madrid de la compañía estrenará la T-1 el 17 de junio a las 6.00

Será el vuelo JKK 401. Saldrá a las seis de la mañana con dirección a Madrid el próximo 17 de junio y significará el pistoletazo de salida de la nueva terminal (T-1) de El Prat, hasta hace poco conocida como T-Sur.

El nuevo presidente de Spanair, Ferran Soriano, destacó ayer el simbolismo de que sea esta aerolínea, ahora propiedad de empresarios e instituciones catalanas, la que se atreva a estrenar la nueva infraestructura y opere en la T-1 junto a sus socias de Star Alliance durante todo el verano. "Queremos ser la primera aerolínea de Barcelona que ofrezca un servicio completo, no queremos ser una compañía de bajo coste", recalcó Soriano, marcando la distancia respecto a la futura -y también barcelonesa- Vueling, fusionada con Clickair y con Iberia como mayor accionista, que lidera el tráfico aéreo en Barcelona.

Soriano aseguró que Barcelona necesita un hub o gran centro de conexiones de vuelos intercontinentales, la vieja aspiración del empresariado y el Gobierno catalán, y que ahora lo puede tener. "Hace falta una infraestructura, más demanda, que podemos obtener de otras ciudades como Zaragoza o Montpellier, y sólo faltaba una compañía con ganas de hacerlo. Y ésta es Spanair", recalcó.

El presidente de Spanair juzgó "injustificado" cualquier recelo de las rivales por el apoyo institucional de Spanair, ya que el peso público (de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona) directo en el accionariado quedará limitado al 3,5%. La aerolínea ha aplazado cualquier proyecto de poner en marcha una ruta intercontinental hasta que entre en beneficios, lo que ayer Soriano pronosticó para 2010.

Durante la primera jornada de vida de la T-1 hay programadas 240 operaciones y un trasiego de 30.000 pasajeros, todos de la alianza Star Alliance, que se encargará de iniciar el traslado. El conglomerado One World, con Iberia, además de Clickair y Vueling, se mudará en septiembre; Sky Team, que incluye a Air Europa, lo hará a finales de año. Aparte de las tres organizaciones, la gestora AENA abrirá la puerta de la terminal a compañías internacionales sin representación en alianzas. El objetivo del aeropuerto de El Prat es convertir Barcelona en un destino prioritario para la conexión de vuelos intercontinentales.

En su primer año de vida, a la espera de recibir nuevos vuelos, la T-1 albergará el 80% de las operaciones aeroportuarias, unos 80.000 pasajeros diarios (800 vuelos) en temporada baja.

Las terminales actuales, que continuarán ocupadas por compañías no coligadas, serán reformadas para aumentar la funcionalidad del aeropuerto, que tendrá un ancho margen de crecimiento entre los 30 millones de pasajeros anuales de 2008 y los 55 millones que podrá albergar con la entrada en funcionamiento de la nueva instalación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 2009