Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENTREVISTA A LA NUEVA DELEGADA DEL GOBIERNO | AMPARO VALCARCE | La muerte de Carlos Palomino

"No autorizaré manifestaciones que vulneren la convivencia"

La nueva delegada del Gobierno, Amparo Valcarce García (Fabero del Bierzo, León, 1956), dijo estar ayer impresionada por las imágenes de la muerte de Carlos Palomino, cuando se dirigía a una protesta en Usera contra una manifestación xenófoba. Se reafirma, tal y como había dicho en esta entrevista, realizada la pasada semana, en que habrá tolerancia cero para las manifestaciones que atenten contra la convivencia. Fue la gestora de la Ley de Dependencia, como secretaria de Estado. Empezó de concejal en Fabero en 1991 y acompañó a José Luis Rodríguez Zapatero en León.

Pregunta. ¿Autorizará manifestaciones de ultraderecha en zonas con muchos inmigrantes?

Respuesta. Madrid es un modelo de convivencia que tenemos que conservar. No autorizaré ninguna manifestación que vulnere la normativa. Lo tengo absolutamente claro, tolerancia cero hacia manifestaciones que vulneren la convivencia.

P. Y si tiene dos peticiones de manifestación de signo contrario a la misma hora, ¿qué hará?

R. En la delegación se debe actuar conforme a derecho. Hay que ver cada petición y estudiarla detenidamente. Me acojo a la primera norma: preservar la convivencia.Tras ver ayer el vídeo difundido por EL PAÍS sobre el apuñalamiento mortal del joven de Vallecas, la máxima responsable de la seguridad en la región se reafirmaba en sus declaraciones a través de un portavoz. A lo largo de la entrevista había resaltado que en Madrid se convive, y se convive bien, y que no estaría dispuesta a permitir que las manifestaciones ataquen un valor construido entre todos.

P. Hubo explosiones violentas en las ciudades dormitorios de París donde viven los inmigrantes. En Madrid hay barrios con altísima concentración.

R. No se debe vincular una cosa con otra. Madrid es un modelo de convivencia, y es un valor que hemos construido entre todos. Luego hay otra cuestión que defiendo, que las sociedades más libres son las más seguras. La cohesión social es la palanca fundamental de la seguridad.

P. ¿Puede darse una experiencia similar a la francesa en las segundas generaciones de inmigrantes?

R. Hay una cosa muy importante. Desde hace cinco años, este Gobierno ha desarrollado una política de inmigración basada sobre todo en derechos, una cuestión muy importante. Los derechos son la clave. También en la integración social. Esos dos ejes son fundamentales.

P. Una reciente encuesta de EL PAÍS sitúa la inseguridad como el tercer problema de Madrid. ¿Qué va a hacer?

R. Madrid, la ciudad y la Comunidad, son seguras. Yo quiero, y creo que es una de mis tareas, que los madrileños también se sientan seguros. Los datos son muy alentadores. En 2008, se ha incrementado la seguridad un 3,2% [se calcula por la rebaja de denuncias] y en el primer trimestre de 2009 un 4,5%. Quiero incrementar la coordinación con la Comunidad, el Ayuntamiento y las corporaciones locales. Y en marzo se han incorporado 1.141 policías.

P. Pero muchos de esos policías se van en cuanto pueden.

R. Tenemos una vía de diálogo en esa dirección.

P. El mismo día que llega a la delegación hay un alunizaje. El año ha estado plagado de ellos.

R. Hemos duplicado la presencia policial. Las investigaciones son muy prometedoras y en breve esperamos resultados. Es un trabajo en el que se necesita perseverancia planificación y un esfuerzo continuado.

P. ¿Cuántas bandas se dedican a los alunizajes en Madrid?

R. No creo que ése deba ser el término. Estamos ante un delito y unos delincuentes sobre los que va a caer el peso de la ley. Para prevenirlo hay dispositivos de mañana, tarde y noche.

P. Desde enero, Madrid ha sufrido 21 homicidios. El año pasado subieron un 20% estos crímenes. ¿Qué se puede hacer?

R. Lo que estamos haciendo. La seguridad ha mejorado en 2008. Aquí soy exigente. Trabajaremos con prevención, presencia policial y un trabajo de calidad que nos permita mejorar el esclarecimiento de los delitos.

P. Pero los datos de jueces y fiscales son peores.

R. Nuestros datos son bien claros, rigurosos y están a disposición de todo el mundo. Son alentadores.

P. La fiscalía maneja más delitos y la Comunidad de Madrid asegura que han subido hasta un 60% en el territorio de la Guardia Civil.

R. Nosotros hacemos un cómputo contrastado y riguroso de las faltas y delitos que se producen durante un año. Del cómputo que hacen otras administraciones responden ellas. En los últimos cinco años se ha incrementado el número de agentes un 30%. Ya hay 17.496, lo que da una media de 2,1 policías cada 1.000 habitantes.

P. ¿Qué hará en la Cañada Real?

R. Tiene que haber más esfuerzo e incrementar la coordinación entre administraciones. Más implicación y compromiso de todos, sobre todo del Ayuntamiento y de la Comunidad.

P. ¿Y por dónde va el trabajo?

R. Algunas medidas de carácter urbanístico, otras sociales o educativas. Hay que acercarse con voluntad y con la decisión de un compromiso ético. Redoblar los esfuerzos, que tienen una base social. Los problemas son poliédricos y hay que abordarlos desde muchos ángulos.

P. En su presentación, habló de la importancia de los servicios sociales para acabar con la delincuencia, ¿fue un aviso para la Comunidad de Madrid?

R. Quiero poner por delante la colaboración leal y la coordinación en todas las tareas a realizar. Incluso hablaría de cordialidad, pero eso no significa que cada uno no hagamos aquello que tenemos que hacer.

P. ¿Cuál fue su primera gestión en la Delegación?

R. Saber cómo estaba la gestión del Plan E de José Luis Rodríguez Zapatero. Es muy satisfactorio. Una de las responsabilidades de la Delegación es que los madrileños tienen que sentir que el Gobierno de España está invirtiendo en Madrid y asegurando el empleo. El Plan E supone 1.076 millones de euros en los ayuntamientos madrileños, pero supera los 500 en Madrid. Esto va a crear 22.000 empleos.

P. Siempre está la eterna acusación del Gobierno regional de que Rodríguez Zapatero se olvida de Madrid.

R. No es cierto. Los datos indican justo lo contrario. El Gobierno está comprometido con Madrid, pero yo quiero que los madrileños sientan que lo está.

P. Madrid sufre 1.500 manifestaciones al año. ¿No hay posibilidad de que la capital deje de ser un manifestódromo?

R. Efectivamente, el derecho constitucional se ejerce en el gran escaparate que es Madrid. Pero también hemos logrado, gracias a un trabajo de alta calidad, que no interfiera de una manera preocupante en la convivencia.

P. ¿Cree que la crisis incrementará la delincuencia?

R. Me remito a que las sociedades más libres son las más cohesionadas. Y al hecho de que en 2009 ha crecido la seguridad.

P. Ya, pero es un discurso distinto al que mantiene por ejemplo el ministro del Interior.

R. Me remito a los datos y al trabajo que realizamos. En consecuencia, Madrid es una ciudad segura. Los datos nos avalan.

P. ¿Tiene sentido que los policías se dediquen, como denuncian los sindicatos, a parar a los inmigrantes y a engordar las estadísticas con detenidos?

R. Ahí me tengo que remitir a todas las autoridades que antes que yo se han referido a esta historia. No ha habido esas órdenes y ya se han dado explicaciones.

P. ¿Y no se está parando a los inmigrantes por serlo?

R. Tengan la seguridad de que no. A una persona se le solicita su documentación y que cumpla la ley como es razonable, pero nunca en función de cuestiones referidas a la etnia o al aspecto. Nunca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de mayo de 2009