"Quiero que la gente vea el vídeo para que sepan qué le pasó a mi hijo"

La madre del joven al que mató un 'ultra' crea una asociación de víctimas

Ayer, el teléfono comenzó a sonar en su casa de Vallecas, un barrio popular de Madrid, a las nueve de la mañana. El vídeo con las imágenes de la muerte de su hijo, apuñalado por un ultra en el metro, estaban colgadas en la web de ELPAÍS.com. María Victoria Muñoz no ha visto las imágenes, reconstruidas a partir de las captadas por siete cámaras de seguridad. No las quiere ver hasta el juicio. Tiene la reconstrucción en su cabeza, eso sí, y considera necesario que se difunda el vídeo de la fugaz puñalada que acabó con la vida de Carlos. "Creo que es bueno que la gente lo vea, que se conciencie y sepa lo que le pasó a mi hijo de verdad", aseguró ayer. "Yo misma pensaba difundirlo tras el juicio".

"Estoy en contra de la violencia. Pero no es lo mismo tirar cosas que matar"

Más información

Las grabaciones muestran cómo Josué Estébanez, un soldado de 23 años que iba a una manifestación xenófoba autorizada, apuñaló en el corazón al joven antisistema Carlos Palomino, de 16 años. Palomino se dirigía al mismo sitio, a Usera, uno de los barrios con más inmigrantes de Madrid, para celebrar una contramanifestación.

Su madre no ve la tele. Pero sí ha leído todo lo que se ha escrito. Y no le gusta que a Carlos le tilden de antisistema ni que se aludiera a "peleas entre bandas" cuando Palomino murió. "Aquello me molestó mucho", explica al teléfono. Era hijo único de padres separados. Según su madre, un chico "ni modélico ni perverso, con los problemas de su edad". Y añade: "Era lo único que su abuela y yo teníamos".

Su muerte "es algo imposible de superar, pero hay que hacer acopio de valor". Quizá por ese acopio, María Victoria Muñoz aceptó la propuesta que le hicieron hace algunos meses. Es la presidenta de la Asociación de Víctimas de la Violencia Fascista, Racista y Homófoba.

Y se ha tomado su nueva responsabilidad muy en serio. No quiere que le cuenten, dice, quiere ser testigo de lo que ocurre. Hace mes y medio, presenció en primera línea la manifestación de Movimiento Patriota Socialista (MPS), un grupo de ultraderecha que celebró otra marcha autorizada. Algunos de los participantes gritaron cánticos como "Libertad Josué" o "Carlos, pardillo, devuélvenos el cuchillo". Al otro lado de la calle estaba la madre de Palomino. Fue en Vallecas, su barrio, que amaneció lleno de carteles con la foto de su hijo y un letrero: "Carlos, presente".

"Escuché con claridad los gritos, me sentí vejada", añade. Aquella marcha acabó con enfrentamientos entre la policía y grupos de antisistema que intentaban reventar la marcha del MPS y lanzaron botellas y ladrillos atrincherados en un callejón. Hubo 25 detenidos, ninguno de la marcha ultra de MPS. "Estoy en contra de todo tipo de violencia", dice tajante Muñoz, "pero no es lo mismo tirar objetos que matar personas".

Hoy se cumplen 18 meses de la muerte de Carlos. María Victoria asegura que en todo este tiempo no ha dejado de sentir "ni un día" el respaldo de los amigos de su hijo. Los mismos que, tras la puñalada, corrían por los pasillos del metro intentando buscar a alguien que salvara a Palomino.

Las administraciones, asegura, la trataron bien. Le ofrecieron respaldo y consuelo. Excepto el Ministerio de Defensa. El presunto asesino de su hijo es soldado del Ejército de Tierra. "Aún estoy esperando una condolencia de Defensa". Ahora espera la celebración del juicio por la muerte de su hijo. El fiscal reclama 29 años de cárcel para Josué Estébanez. 17 por asesinato y otros 12 por intento de homicidio. Tras apuñalar a Palomino, hirió en las costillas a otro chico antes de huir. "Desearía que Carlos no nos hubiera abandonado, pero ahora que no está pido que el asesino pague", concluye.

Siete cámaras de seguridad del metro de Madrid captaron lo que ocurrió justo antes y después de la muerte de Carlos Palomino en el metro. El saludo nazi del atacante, Josué Estébanez. El tumulto de amigos de Carlos intentando atraparle después. Dos resultaron heridos y uno de ellos sale del suburbano apoyado en otro amigo: tiene una puñalada en el costado. Josué escapó del vagón aprovechando la confusión y el polvo provocado por un extintor que arrojó uno de los compañeros de Carlos, evacuado en una camilla por uno de los vestíbulos. Estébanez salió por el otro, perseguido por los colegas del joven de Vallecas, un barrio popular de Madrid. Con la navaja aún en la mano.PILAR ÁLVAREZ/ ÁLVARO DE LA RÚA

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de mayo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50