Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El nuevo Gobierno de Euskadi

Un cambio de película

Durante estos últimos meses, hemos vivido en medio de La guerra de los mundos. Nos ha tocado presenciar en directo un verdadero Duelo de titanes, porque había Dos hombres y un destino y estaba en juego La pelota vasca. Así que se metieron a saco en unos Juegos salvajes y, después de la Larga noche, llegó el momento de la verdad, ése en el que se decide si Víctor o Victoria. Como no existía El tercer hombre, no había otra salida. Entonces, los hombres de Patxi, aprovechando Las reglas del juego, se aliaron con Los otros y dieron El golpe.

Ibarretxe le acusa de ser el Ladrón de bicicletas. Pero Patxi le responde con un ¡Qué bello es vivir! Llega el momento de El intercambio, aunque para conseguir gobernar haya tenido que pactar y aceptar que haya una Princesa por sorpresa que es la presidenta del Parlamento, que habla euskera en plan Kutxidazu bidea, Ixabel. Y gracias a eso El inquilino se ha convertido en El rey de la granja. En el día del nombramiento hubo Sonrisas y lágrimas. Luego ha llegado la hora de hacer El juramento, pero como estamos en un Estado laico se hace por fin Sin noticias de Dios.

Hemos vivido un 'Duelo de titanes' con 'Dos hombres y un destino' porque estaba en juego 'La pelota vasca'

Las palabras en euskera del nuevo lehendakari le quedan un poco Lost in translation. Los salientes se alegran, porque esperan que los entrantes se hundan como el Titanic y sueñan con Volver.

Pero antes el nuevo James Bond tendrá que seguir su Camino e ir a Casablanca, bueno a Ajuria Enea. Seguro que allí sentirá Vértigo, y se encontrará como en Atrapados en el espacio. Pero sus compañeros le dirán Aupa Etxebeste! Habrá que ver cómo vamos dentro de Cuatro meses, tres semanas y dos días.

Y mientras tanto, a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas, es decir, Los santos inocentes, todo esto les suena a Vidas ajenas. Porque estamos metidos de lleno entre Cumbres borrascosas y no son momentos de andar Con faldas y a lo loco. Aunque creo que en esto de la crisis hay una palada de cruda realidad y otra de Psicosis. Además, para complicar más la situación, aparece la gripe porcina y todo suena a La conspiración del pánico. ¿Qué será lo siguiente?

Visto el panorama, al final muchos, la mayoría, se refugia en los Días de fútbol, porque ¿para qué discutir por El bueno, el feo y el malo? Pero, nada, aunque te interese un pimiento el fútbol, como te lo han metido hasta por el codo, estamos Sin salida. Y todos esperando que el Athletic tumbe a Los invencibles. Se espera La buena nueva o, mejor dicho, El milagro de P. Tinto.

Y es impresionante, porque, ese día, los de La guerra de los mundos estarán unidos con desbordamiento de emoción colectiva delante de las teles. Y todos sufrirán, vibrarán, llorarán, se emocionarán... y se desatará la locura o la tristeza colectiva. Todos Cantando bajo la lluvia. Y todo por... ¿la Copa del Rey? ¡Mamma mía! Me marcho al cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de mayo de 2009