Necrológica:Perfil
i

Marilyn French, esencial escritora feminista

Vendió más de 20 millones de libros de su novela 'Mujeres'

La escritora británica Fay Weldon cuenta que recibió el manuscrito de Women's room, y lo devolvió al editor con esta nota: "Este libro cambiará su vida". Women's room (Mujeres, según el título con el que se publicó en España en 1979, por Círculo de Lectores) vendió más de 20 millones de ejemplares en todo el mundo y, efectivamente, ayudó a cambiar la vida de muchas mujeres. Su autora, Marilyn French (Brooklyn, 1929), una de las feministas más relevantes del siglo XX, murió el 2 de mayo en su domicilio neoyorquino, víctima de un cáncer de esófago que padecía desde hacía 15 años.

French fue una gran protagonista del movimiento feminista desde los años setenta. Aunque fue una profesora universitaria y la mayoría de sus textos son trabajos académicos, incluida la voluminosa historia en cuatro volúmenes sobre From eve to dawn: a history of women (Del amanecer al ocaso: una historia de las mujeres), fue su novela Women's room la que le hizo internacionalmente famosa.

La historia de un grupo de mujeres que va transformando su futuro como simples esposas y amas de casa hasta convertirse en seres humanos independientes que viven su propia vida y se niegan a cumplir las expectativas sociales tradicionales, tuvo una repercusión formidable. "Expresó la experiencia de un gran número de mujeres y les hizo saber que no estaban solas ni locas", escribió esta semana Gloria Steinem en The New York Times.

La propia French bromeaba con su fama y con que su nombre figurara "incluso" en un disco del grupo Abba, una canción que hablaba sobre cómo era un día normal en la vida de una chica antes de que encontrara el amor: "I must have read a while the latest one by Marilyn French or something in that style..." ("Debería haber leído lo último de Marilyn French o algo de ese estilo..."), cantaba el cuarteto pop sueco.

Polémica y vigorosa

French fue siempre polémica y vigorosa en sus planteamientos, pero en ocasiones sus argumentos fueron desnaturalizados. La frase más famosa de Women's room, "todos los hombres son violadores, eso es lo que son. Te violan con la mirada, con sus leyes y sus costumbres", fue presentada como el centro de su teoría feminista, lo que no era cierto.

French creía que la historia de las mujeres era la historia de un sometimiento y que esa situación era responsabilidad de los hombres y de su concepto de poder, pero jamás aceptó que se considerara su trabajo como una obra "antimasculina". Pero es cierto que siempre reprochó a los hombres su falta de interés en averiguar su papel en la subyugación de las mujeres: "La necesidad de los hombres de dominar a las mujeres se puede basar en su propio sentido de marginalidad o de vacío, no sabemos sus raíces, y la verdad es que los hombres no hacen nada por descubrirlas", escribió.

Ella pensaba que las mujeres estaban sufriendo una nueva oleada de discriminación y que era su obligación, y la de otras teóricas del movimiento, hacer comprender a las nuevas generaciones que estaban en una posición comprometida y debían luchar por ella. Pero no creía que el movimiento feminista estuviera acabado. "Lo que está en marcha, precisamente", conversó con The Guardian, "es un movimiento feminista imparable. Está ocurriendo en pequeños pueblos de África, América Latina e India, donde mujeres comunes, analfabetas, se están levantando y diciendo: Soy un ser humano y tengo una vida propia". French, confió Gloria Steinem a The New York Times, "tenía grandes exigencias y grandes esperanzas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de mayo de 2009.