Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los posibles socios del PSOE elevan sus exigencias para el debate de la nación

Los partidos con representación parlamentaria susceptibles de llegar a acuerdos con el Gobierno han endurecido estos días el nivel de sus exigencias y, en algunos casos, han desenterrado sus programas de máximos, con vistas al debate sobre el estado de la nación de la próxima semana.

No cabe la menor duda de las intenciones de todos ellos. Joan Ridao, portavoz de ERC, reconoce que su grupo ha abierto "el baúl de los recuerdos" para rescatar exigencias que ya el PSOE rechazó por inasumibles. Así, volverán a defender los nombres de las autonomías en las matrículas de los vehículos; el uso de las lenguas cooficiales en las instituciones del Estado y en la Unión Europea y el traspaso del aeropuerto de El Prat, entre otras.

Desde el mismo grupo, Gaspar Llamazares (IU) y Joan Herrera (ICV) se centrarán en exigir al Gobierno un giro en la política económica, con propuestas sociales como subir la prestación por desempleo o ayudas a la compra de vivienda que no están hasta ahora en la agenda del Gobierno. A las exigencias catalanas se unen las del nacionalismo gallego. Según el portavoz del BNG, Francisco Jorquera, su grupo demandará el cumplimiento de promesas sobre infraestructuras.

En el Grupo Parlamentario Socialista, su portavoz, José Antonio Alonso, se ha puesto como objetivo que el vapuleo dialéctico que Zapatero recibirá los días los días 12 y 13 de mayo, se mitigue la siguiente semana cuando se debatan las propuestas de resolución y el PSOE pueda alcanzar acuerdos. Para este fin, Alonso empieza ya las conversaciones con todos los portavoces. Su esperanza está en que pasado el fragor del debate, con una semana por medio, haya posibilidad de llegar a acuerdos.

En todo caso, los portavoces de ERC, IU e ICV insisten en resaltar la soledad del Gobierno y augurar que no tendrá capacidad de aprobar los próximos Presupuestos del Estado. "No es una novedad, estamos solos desde que empezó la legislatura", señala Alonso con el afán de conferir un aire de normalidad a su complicada situación política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de mayo de 2009