Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán conecta con Málaga

El presidente anuncia una ley para descentralizar servicios de la Junta

Del agravio a la empatía, Málaga confía en Griñán. Grosso modo éste es el resultado de la visita que el nuevo presidente de la Junta, José Antonio Griñán, hizo ayer a Málaga, provincia donde en los últimos meses han resurgido con fuerza los recelos hacia la Administración autonómica por un fuerte centralismo y que eligió por ello como destino de su primera salida fuera de Sevilla. Como botón de muestra valgan las palabras del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, uno de los principales artífices de la confrontación institucional, quien dijo que Griñán "parece tener más empatía que Chaves", aunque emplazó a esperar la obtención de resultados.

De la Torre se desmarcó de la decisión de la dirección del PP de hacer el vacío a Griñán. Ningún representante popular acudió a la recepción organizada por la Diputación de Málaga con el pretexto de que se trataba de un mitin y no una auténtica reunión de trabajo. El alcalde de Málaga sí recibió a Griñán en el Consistorio, como el presidente solicitó. Lo contrario no se hubiera entendido después de que De la Torre se haya quejado en numerosas ocasiones de que no era avisado de determinadas visitas de Chaves y algunos miembros de su Gobierno a Málaga.

El PP boicotea la recepción oficial al nuevo presidente autonómico

Griñán lamentó la descortesía del PP, y criticó que el partido imponga lo que deben hacer los alcaldes que representan a todos los ciudadanos de su municipio, y aseguró que el objetivo de su primera visita era "escuchar y conocernos". "Ya habrá tiempo. Se trata de mantener encuentros periódicos y constantes en los que nos tocará dar respuestas", dijo.

Con el PP autoexcluido, en la recepción en la Diputación, a la que asistieron unas 300 representantes de organizaciones y colectivos malagueños, se certificó la ilusión por una nueva etapa. "Se nota que hay un aire nuevo, distinto", comentó una alcaldesa de IU.

Con un discurso sencillo, pero claro, y su apuesta por la descentralización, Griñán se granjeó simpatías, y es que tantas ganas como su empeño tenía la sociedad malagueña de ilusionarse con el Gobierno autonómico. "Ser presidente de la Junta es tener la obligación de hacer que el protagonismo no sea de la Administración, sino de la sociedad, el Gobierno debe poner todo lo necesario para que todas las personas que tengan algo que decir y que hacer puedan conseguirlo", dijo Griñán, quien convocó a los malagueños a trabajar por una tarea que dijo pendiente: "construir Andalucía". "Hay un sentimiento de ser andaluz, pero de Córdoba, de Málaga o de Almería, falta por hacer Andalucía".

Ningún sitio mejor que Málaga para recalcar sus propósitos descentralizadores que ya anunció en el discurso de investidura. Ayer desveló que varias consejerías ya trabajan en la elaboración de un proyecto de ley para descentralizar servicios de la Junta en las delegaciones provinciales, de forma que muchos trámites que ahora requieren la emisión de informes de direcciones generales o departamentos centrales podrán realizarse en las provincias. "No se trata de dónde estén las sedes de las instituciones, sino de que se pueda dar respuesta a los problemas en el sitio donde se producen", dijo.

Además de esta descentralización administrativa, Griñán apostó también por la política, pero diseñada en el marco de la reforma del sistema de financiación, porque el reparto competencial debe estar acompañado de la correspondiente dotación económica. "Hay muchas competencias que ahora ejerce la comunidad autónoma que perfectamente podrían hacer los ayuntamientos".

Pese a advertir que sólo se trataba de una toma de contacto, Griñán dejó ya muy clara su posición en asuntos de calado. Sobre la polémica del macrohospital dijo que va a pedir al alcalde sacarlo de la confrontación partidaria "porque lo importante es tener un centro que sea de referencia internacional, y eso lo da la docencia y la investigación".

Anunció que para 2011 se abrirá un primer tramo de la línea 2 del metro, y planteó un nuevo diseño en el corredor ferroviario de la Costa del Sol para desligar el tramo Málaga-Fuengirola del cercanías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 2009