Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La candidata a la sucesión de Lula revela que padece cáncer

Río de Janeiro

La ministra de la Casa Civil del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, Dilma Rousseff, candidata a su sucesión en la presidencia de Brasil en las elecciones del próximo año, anunció ayer que desde hace tres semanas sufre un cáncer linfático y que tendrá que someterse a quimioterapia durante cuatro meses. Ha advertido, sin embargo, que no dejará el cargo y que mantendrá el ritmo de trabajo como hasta ahora.

A pesar de que los médicos han afirmado que el cáncer que le ha sido detectado, de 2,5 centímetros, suele curarse en el 90% de los casos, y de que ya se le haya extraído el tumor, la noticia ha revolucionado a la clase política del país tanto del Gobierno como de la oposición.

Dado que Dilma es la única candidata con posibilidades reales de ganar las elecciones, se ha reabierto el debate sobre la posibilidad de cambiar la Constitución para permitir a Lula presentarse por tercera vez y competir con el candidato de la oposición, el socialdemócrata José Serra, actual gobernador del poderoso Estado de São Paulo, al que ya venció en la segunda vuelta de las elecciones en 2002. Algunos analistas piensan que, si Dilma supera la enfermedad, podría ver favorecida su candidatura al humanizarla ante la opinión pública, sobre todo entre el electorado femenino.

Dilma ha demostrado la entereza que siempre la ha caracterizado, lo que le ha valido el apelativo de "mujer dura", y tras anunciar que seguirá trabajando como siempre afirmó: "En la vida todos enfrentamos desafíos. La vida es un desafío permanente. Éste es uno más para mí y estoy segura de que lo superaré. Los brasileños somos capaces de superar obstáculos y salir íntegros a la otra orilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de abril de 2009