_
_
_
_

Lujo con dinero público

Una auditoría revela que el PP dejó en el Ayuntamiento de Sanlúcar (Cádiz) 14 millones en facturas sin reconocer

No se cortaban un pelo. Mariscadas, puros Montecristo, Moët Chandon, consultas al tarot o prolongadas conversaciones con líneas calientes. Y, claro, langostinos de Sanlúcar. El problema es que tanto lujo se pagaba con dinero público.

La Fiscalía de Jerez (Cádiz) investiga la gestión económica que llevó a cabo el PP en el Ayuntamiento del municipio gaditano de Sanlúcar (64.000 habitantes) en el anterior mandato. Una auditoría externa encargada por el actual Gobierno local socialista ha destapado facturas sin reconocer por valor de 14 millones de euros, llamadas a líneas eróticas y a videntes desde móviles corporativos y pagos municipales de rondas de whisky a 56 euros la copa.

Anticorrupción ya ha denunciado a dos ex concejales del PP sanluqueño por falsificación de documento público y malversación. El presidente provincial de los populares, José Loaiza, defendió ayer "la presunción de inocencia" de sus compañeros.

La Fiscalía Anticorrupción ya ha denunciado a dos ex concejales

El Gobierno municipal de Sanlúcar endosó entre los años 2003 y 2007 a las arcas públicas de la localidad gastos millonarios. La fiscalía ya ha trasladado a los juzgados la existencia de un total de nueve facturas supuestamente falsas por valor de 21.821 euros, que firmaron, entre otros, el entonces primer teniente de alcalde, el popular Rafael Rubio, y el delegado municipal de Hacienda y compañero de filas, Marco Antonio Caballero, para pagar a varias empresas estudios de viabilidad sobre servicios municipales que nunca se llegaron a materializar.

Las rúbricas de ambos ex ediles, ya denunciados, están también estampadas en decenas de facturas y gastos. El análisis de las llamadas realizadas desde los móviles de la corporación arrojaron las primeras cifras del despilfarro. Solamente en el mes de octubre de 2004, se hicieron desde uno de los celulares 20 llamadas a Cuba con duración de una hora y 19 minutos, sin que el Ayuntamiento de Sanlúcar estuviera tramitando expediente alguno en la isla.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según la información remitida por el Gobierno local a la fiscalía, desde un segundo móvil se hicieron 43 descargas de juegos e imágenes de los denominados sex tron, tarot, tentación y horóscopo. Desde ese mismo número y en el mismo mes analizado se tarifaron tres llamadas, de 30 minutos cada una, a una línea de contenido sexual.

Los excesos sólo habían empezado a descubrirse. Los concejales del PP reposaban sus comidas con un par de whiskys por los que se pagaron 112,15 euros o con una botella de Moët Chandon, por la que Marco Antonio Caballero cargó a las arcas municipales 50 euros.

El marisco y el pescado eran la predilección de los ediles, que no dudaron en pagar 655 euros por 1,7 kilogramos de langostinos y cinco whiskys; o 142 euros por 1,5 kilos de lubina en un hotel de Rota. Las facturas en restaurantes y hoteles también menudearon. Se cuentan por decenas en cada uno de los más de 30 folios que se han trasladado a la fiscalía.

Hay más material sospechoso que va a ser investigado. El actual equipo de gobierno municipal también ha encontrado nueve facturas, en su mayoría sin la pertinente rúbrica de un técnico municipal, que registran la adquisición, en plena campaña electoral, de millares de llaveros, abanicos, camisetas, bolígrafos, gorras, pins y encendedores. Deberá dirimir el fiscal si el PP financió parte de su campaña con recursos públicos.

De la época de excesos poco queda en un concejo en el que se han reducido a la mitad los móviles, los cargos de confianza, y hasta el sueldo del alcalde, que percibía 120.000 euros anuales de las endeudadas arcas municipales.

Marco Antonio Caballero.
Marco Antonio Caballero.

Las facturas

- 655 euros. 1,7 kilos de langostinos y cinco whiskys.

- 142 euros. 1,5 kilos de lubina.

- 2.278 euros. Comida en Casa Bigote.

- 1.672 euros. Comida en el restaurante Mirador de Doñana.

- 112 euros. Dos whiskys.

- 50 euros. Una botella Moët Chandon.

- 63 euros. Tres llamadas a líneas eróticas.

- 94 euros. Descargas de imágenes de contenido sexual y juegos de tarot.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_