NO FUNCIONAColumna
i

El pasillo por barrer

En paseo de Gràcia con Aragó, en Barcelona, confluyen las estaciones de Renfe y de la línea 3 del metro. Ambas instalaciones están conectadas por pasillos y, en uno de ellos, hay puertas mecánicas (se abren con el abono del viaje) de Renfe. El lector J. H. explica que utiliza regularmente la estación, pero no se queja del funcionamiento del tren o del metro, sino de la situación del pasillo que, dice, le produce vergüenza ajena.

Renfe explica que la estación de paseo de Gràcia no es suya, sino de Adif, la empresa nacida para gestionar estaciones, vías, túneles y señales, mientras que Renfe se quedaba sólo los trenes. Adif tampoco es el encargado de la limpieza y mantenimiento de este pasillo porque, explicó el portavoz de la compañía, "el pasillo pertenece a la empresa del metro".

La empresa que explota el metro es TMB (Transportes Metropolitanos de Barcelona). La primera reacción a la pregunta sobre ese pasillo fue de sorpresa: "¿Es nuestro?", preguntó un portavoz oficial. Y al saber que Adif sostiene que sí añadió: "Lo miraremos". Dos días después Metro reconoció que sí, que el pasillo es de su propiedad y, por lo tanto, suya es también la responsabilidad del mantenimiento y la limpieza.

De cómo entrar

Claro, siempre hay una explicación para dar cuenta de por qué algo se halla en perfecto estado de abandono: "El personal que se encarga de la limpieza acude regularmente a la zona pero, como hay unos tornos, no puede entrar. Si alguien les abre, pasan y limpia. Cuando no hay nadie, no pueden hacerlo".

¿Hay algún protocolo firmado entre TMB y Adif que regule cuando acude el personal de limpieza a la zona? Metro no lo sabe. Adif tiene más información: "No", asegura el portavoz de modo categórico. "La relación con TMB es la de siempre: si nos piden que les abramos, les abrimos. Sea para limpiar o para cambiar una lámpara o para arreglar una baldosa".

El portavoz de Adif no deja de mostrarse perplejo ante la situación porque los tornos ni siquiera son de Adif, son ese tipo de puerta vitrificada más alta que los tornos del metro y que se abre por el medio al introducir la tarjeta de abono. Tarjetas de Renfe, por supuesto, pero también con cualquier otro abono, incluidos los de la Autoridad del Transporte Metropolitano que sirven para entrar en el metro. El portavoz de TMB añadió a la explicación, una reflexión: "Quizá sería bueno que hubiera una mejor coordinación". Dicho y transcrito.

Para quejas sobre las administraciones y empresas públicas, pueden dirigirse a catalunya@elpais.es a la atención de Francesc Arroyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de abril de 2009.