Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fadesa admite más deuda bancaria y menos patrimonio

Nueva vuelta de tuerca a las cuentas de Martinsa-Fadesa. Y otra vez a peor. La inmobiliaria que preside Fernando Martín, protagonista del mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española, envió ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores una serie de correcciones a las cuentas del cierre del 2008 que apuntan mayor endeudamiento bancario del reconocido por la compañía e incrementan su patrimonio negativo. La inmobiliaria retoca hasta el valor de transacciones realizadas entre las empresas del grupo que corresponden a 2007, meses antes de la presentación de la suspensión de pagos.

Con esta revisión, las deudas con entidades de crédito de Martinsa-Fadesa pasan al cierre del 2008 de 5.067 millones a 5.116 millones de euros. La compañía achaca ese incremento de 48,4 millones de euros a la "reclasificación" de los créditos formalizados entre empresas del grupo. En cuanto al patrimonio negativo de la compañía, que por una reforma legal evita la quiebra técnica, su saldo actual es de 698,8 millones de euros, con un incremento de 27,7 millones sobre las cuentas presentadas hace un mes.

La firma de las cuentas

Todo ello no varía sustancialmente la cuenta de resultados, según apuntan sus gestores, ya que las pérdidas reales se situaron en 2.437 millones de euros, frente a los 2.471 millones declarados en marzo. Martinsa-Fadesa mantiene la cifra de ingresos inicialmente declarada de 626 millones, la mitad de lo obtenido un año antes.

El grupo de Fernando Martín aclara también el hecho de que dos de sus accionistas más relevantes con representación en su consejo -Juan Carlos Rodríguez Cebrián y Jesús Ignacio Salazar Bello- no hayan firmado las cuentas. Sí lo hicieron los más afines a Fernando Martín. Rodríguez Cebrián, ex director general de Inditex, y Salazar Bello, propietario de SOS, controlan un 10,83% del capital de la inmobiliaria, y son tercer y cuarto máximos accionistas individuales.

Martinsa asegura que las cuentas de 2008 no fueron firmadas por Aguiera Inversiones, la sociedad de Rodríguez Cebrián y Dolores Ortega, sobrina del presidente de Inditex, Amancio Ortega, al haberse abstenido su representante "por no haber tenido tiempo para su revisión". Task Arenal, sociedad de los Salazar Bello, no acudió "por razones profesionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de abril de 2009