"El de Lengua ha sido mucho más fácil, casi de niños"

Más de 50.000 alumnos de 3º de ESO se examinan de Lengua y Matemáticas

En el aula 16, la profesora habla de usted a los estudiantes. Son una veintena, pero el consejo cae en saco roto porque los chicos murmullan entre ellos: "Aprovechen el tiempo de la mejor manera posible". Pasa lista. Reparte cuadernillos. Empieza el examen de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI). Más de 50.000 alumnos de 3º de ESO (14 y 15 años) se enfrentaron ayer a un control de Lengua y otro de Matemáticas obligatorios con los que la Comunidad de Madrid evalúa a sus estudiantes desde el año pasado.

En el instituto público Isabel la Católica, en el distrito de Retiro, gustaron más las letras que las cuentas. El año pasado suspendieron Matemáticas siete de cada 10 alumnos. La nota media fue de 3,64. La media de Lengua subió un poco, hasta 5,87, y aprobó el 70%. Entre los problemas, se pedía el área de un triángulo, ecuaciones, raíces cuadradas o números primos. En lugar del clásico "dos trenes se cruzan...", se cruzaban dos ciclistas. En Lengua, comprensión lectora, sintaxis y morfología.

Más información
Prueba de LENGUA
Prueba de MATEMÁTICAS
Un problema "dudoso"

"Nos han pedido operaciones que no hemos dado, el de Lengua ha sido mucho más fácil, casi de niños", protestaba tras las pruebas Daniel García, un estudiante de 15 años al que el flequillo le tapaba un ojo. "Espero que no lo usen para hacer comparaciones con centros privados", añadió. La prueba de 3º de ESO (igual que la de 6º de Primaria, de la que este año Educación ofreció datos por centros y municipios) no convence a parte de la comunidad educativa, que pide una evaluación más amplia y más recursos.Pasa la primera hora y media. Los chicos salen en tromba. "Estaba tirado", reflexiona tras la prueba de Matemáticas Andrés Ayuso, también alumno del IES Isabel la Católica. "No tanto", le replica Alejandro Gómez, otro chico con una sudadera negra idéntica. "Pero da igual, porque no cuenta para la nota", añade. El resultado del examen no constará en su expediente.

A Xiang Chen, que deletrea su nombre letra a letra, le costó entender algunas de las preguntas. "Me ha faltado tiempo", decía algo preocupada Kelly Iza, de Ecuador. En el Isabel la Católica, el 30% de los alumnos son extranjeros. Ayer hicieron la prueba 177 escolares del centro, con 1.500 chicos. Al contrario que la media, en este centro pincharon más en Lengua que en Matemáticas el curso pasado.

"Hemos puesto todos los medios para mejorar, necesitamos más colaboración de las familias", reclamaba la directora del instituto, Elena Sánchez. Clases de refuerzo, talleres de expresión lectora, exámenes previos para preparar a los chicos... Medidas que ya existían antes de la prueba de 3º de ESO. Tras los malos resultados del curso pasado, la Consejería de Educación asegura que ha puesto en marcha medidas como más clases particulares voluntarias, grupos más reducidos de estudiantes para reforzar Lengua y Matemáticas o un plan de mejora, por 14 millones de euros, para que quienes empiezan el ciclo de enseñanza secundaria el año que viene y han tenido peores resultados en 6º puedan practicar ambas materias durante el verano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Queremos refuerzos concretos y más personal en los centros donde sea necesario", critica José Antonio Martínez, presidente de la Asociación de Directores de Instituto de la Comunidad de Madrid (Adimad). Francisco García, de Comisiones Obreras, también pide un plan de choque "específico". Su sindicato, como UGT, rechaza esta prueba y la que hacen los alumnos de 6º de Primaria de Madrid, cuyos resultados fueron ofrecidos el año pasado por la Consejería de Educación por centros y municipios. Consideran que "no es una evaluación seria" porque "no toma muestras representativas". El examen se hizo el año pasado sin cruzar variables como la situación socioeconómica o familiar de los estudiantes. Tal vez contra esa crítica la prueba de Lengua de ayer incluía un cuestionario anónimo para cada estudiante sobre la profesión y el nivel de estudios de los padres, su país de nacimiento, a qué edad empezaron los chicos a ir al colegio o con quién residen habitualmente, entre otras cuestiones.

Eduardo Sabina, de UGT, añadió otra queja. Consideró "un caos" que las pruebas de Lengua estuvieran en el sobre de las de Matemáticas al repartir o que el primer cuadernillo, con ejercicios y problemas, no incluyeran una regla para medir la altura de un triángulo del que pedía calcular el área. Sabina achacó los fallos a la empresa privada que elabora los exámenes, que son controlados y corregidos por profesores y funcionarios de la Comunidad de Madrid.

Desde la Consejería de Educación responden que ningún centro suspendió ayer la realización de las pruebas por ninguno de esos problemas. Ni CC OO ni Adimad constataron tampoco ninguna irregularidad. La responsable de distribuir los cuestionarios y el programa de corrección es la empresa Tea Ediciones, la misma que se encarga de la evaluación para el Informe PISA.

Alumnos del IES Isabel la Católica, al inicio de la prueba.
Alumnos del IES Isabel la Católica, al inicio de la prueba.GORKA LEJARCEGI

Preguntas

- Matemáticas. La primera parte incluyó 10 ejercicios y dos problemas. Entre ellos:

- Fracción y decimal del porcentaje 30%.

- Ordena los siguientes tiempos de menor a mayor: 3,2 horas, 182 minutos y 3 horas y 10 minutos.

- Una rampa tiene una longitud de 13 metros y salva un desnivel de cinco metros. ¿Qué longitud tiene la base de la rampa?

- Pedro tiene dos números. Uno de ellos es el 630 y del otro sólo sabemos que es una potencia del 2. Escribe la descomposición factorial de 620 en números primos. ¿Cuál es su máximo común divisor de esos dos números? Justifica la respuesta.

- Lengua. El examen incluía un dictado y un cuestionario sobre el texto Mi querida bicicleta, de Miguel Delibes. Éstas fueron algunas de las cuestiones:

- Explica con tus palabras el significado de cogerle el tranquillo o apearse sin ayuda.

- Analiza morfológicamente (persona, número, tiempo, modo y voz) las formas verbales leía, había dicho y enseñara.

- Analiza sintácticamente la siguiente oración: "Mi padre me dio en el pestorejo un golpe cariñoso". Pestorejo, aclaraba a pie de texto el examen, significa nuca.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS