El PP vuelve a la Xunta

La patronal reclama menos impuestos y trámites en un acto al que no fue Feijóo

La capacidad normativa de la Xunta para reducir impuestos es limitada. Aún así, los empresarios pidieron ayer la supresión, en parte o por completo, de casi todos los tributos que gestiona la administración autonómica, desde el tramo autonómico de venta de hidrocarburos al IRPF, el de Transmisiones Patrimoniales, Sucesiones y Donaciones y hasta el cánon hidroeléctrico. Fue en un acto multitudinario organizado por la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) al que faltó, pese a estar invitado, el nuevo presidente de la Xunta. Alberto Núñez Feijóo aseguró que el acto nunca estuvo en su agenda. Con su ausencia evitó que su primera intervención pública tras la toma de posesión fuese junto a la patronal.

Uno a uno, los representantes de las federaciones y asociaciones sectoriales expusieron el rosario de problemas que les ha ocasionado la crisis para pedir, además de rebajas fiscales, una administración más ágil y eficaz que les ahorre un 30% de lo que les cuesta la burocracia en el plazo de tres años. El documento que resume las medidas insiste en que la crisis actual demanda una política de incentivos para que se produzcan fusiones de empresas, con anticipos del 100% de las subvenciones sin necesidad de aportar garantías. Los empresarios rechazan frontalmente nuevos impuestos "verdes" y recuerdan que todas las administraciones deben pagar "puntualmente" sus compras de bienes y servicios al sector privado, que normalmente se ve sometido a un dilatado aplazamiento en los pagos.

Las referencias a la falta de liquidez fueron constantes: las pólizas no se renuevan, el acceso a nueva financiación es una misión imposible y los avales son difíciles de conseguir. El Igape -dependiente de la consellería de Economía- debería, según el presidente de la CEG, Antonio Fontenla, llegar a un acuerdo con las entidades financieras, sociedades de garantía recíproca para "aumentar las líneas actuales, que en algunos casos no llegan o se demoran".

Para él hay acuerdos formulados durante el bipartito que se deben mantener, en especial el clima de consenso que tendrá que "dar continuidad" al proceso de diálogo social. Su discurso dio paso a los de las federaciones, previo desalojo de un pequeño grupo de manifestantes que irrumpieron en la sala con consignas anticapitalistas.

En ausencia de un análisis autocrítico, cada sector fue enumerando su peso económico. Ya fuese porque Galicia es una potencia forestal, pesquera, o agroalimentaria o porque los autónomos "son los principales generadores de empleo", cada quien reclamó para sí un plan específico. Desde el comercio, el presidente José María Seijas demandó que la Administración respalde el 20% de las operaciones para la obtención de créditos. Los constructores reclamaron el fin de las Normas do Hábitat; los transportistas, que se prorroguen las concesiones de los servicios regulares. Y así hasta completar 111 páginas del documento que le llegará a Feijóo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

María Fernández

Redactora del diario EL PAÍS desde 2008. Ha trabajado en la delegación de Galicia, en Nacional y actualmente en la sección de Economía, dentro del suplemento NEGOCIOS. Ha sido durante cinco años profesora de narrativas digitales del Máster que imparte el periódico en colaboración con la UAM y tiene formación de posgrado en economía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS