Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López planea una fuerte reducción de asesores en el próximo Ejecutivo

El 'núcleo duro' debate prescindir en el organigrama de las vicepresidencias

Adelgazar la Administración. Prescindir de lo superfluo. Y más en tiempo de crisis (casi recesión) como en la que está inmerso el País Vasco. Es una de las máximas del nuevo gabinete socialista, recogida en el acuerdo de bases firmado entre socialistas y populares antes de la Semana Santa. El futuro lehendakari, Patxi López, y su equipo más directo -con el que diseña y discute estos días el organigrama de su Gobierno, al tiempo que trabaja en los últimos fichajes en carteras como Cultura o en Hacienda, Administración Pública y Justicia- quiere apretarse el cinturón en esta coyuntura de crisis.

El pacto PSE y PP recoge expresamente en el apartado dedicado a las política para hacer frente a la crisis económica y crear empleo una "reforma y redimensionamiento de la Administración, reduciendo estructuras y altos cargos, a fin de racionalizar la misma y ahorrar recursos".

"Redimensionamiento de la Administración, reduciendo estructuras y altos cargos, para racionalizarla y ahorrar recursos"

Los socialistas manejan reducir a nueve u ocho departamentos las consejerías del futuro gabinete. Ahora había 11

¿En qué se puede concretar ésto en el nuevo Gobierno? En la reducción de consejerías y de los cargos de confianza y asesores. El Ejecutivo tripartito que gobernó Euskadi durante la pasada legislatura tenía 11 carteras, una potente Vicelehendakaritza y todo un equipo en Presidencia. Las áreas colonizadas por asesores y altos cargos son Presidencia (PNV) -que registró durante la pasada legislatura el mayor incremento desde 2005 al pasar de 12 a 21 altos cargos- Vivienda (Ezker Batua) -que pasó de 11 altos cargos a 15- y Justicia (Eusko Alkartasuna). El número de altos cargos se había disparado en las dos ultimas legislaturas un 15%.

Los diferentes organigramas del futuro gabinete que dirigirá Patxi López que se barajan en su núcleo duro plantean una reducción singular. En alguna de las propuestas, pendiente aún de decisión final, incluso se ha valorado reducir el Ejecutivo a un gabinete histórico de ocho consejerías. Previsiblemente, el Ejecutivo de López contará con nueve consejerías, una previsión que él mismo adelantó en una entrevista publicada por EL PAÍS a la semana de celebrarse los comicios autonómicos.

Encima de la mesa está también la posibilidad de que el peso real del gabinete lo lleve finalmente Patxi López, sin escudarse en las vicepresidencias. Pero este aspecto no está aún cerrado y tampoco se descarta que exista algún tipo de coordinación entre los diferentes consejeros.

También es verdad que en la definición de su propio Gobierno, López recibe una de cal y otra de arena. No tiene la presión que debe soportar cualquier lehendakari que encabeza un gobierno de coalición, lo que siempre obliga a crear departamentos y consejerías muchas veces sin sentido práctico con el único objetivo de repartir y contentar a los partidos que los sustentan. Sin embargo, tiene la presión orgánica del partido -Guipúzcoa y, sobre todo, Álava no han dejado de pedir sus "cuotas"- y las calabazas que lleva cosechando en su afán por encontrar a los "mejores, tengan o no tengan carné del partido". Es lo que un miembro del Comité Nacional del PSE dijo recientemente en una de sus reuniones: "Los mejores socialistas están fuera de estas paredes", en alusión a esa vieja vocación del PSE de abrir el partido a la sociedad vasca. Y la gente acabó aplaudiendo, pero no a rabiar. Porque como dice alguien que conoce bien el partido por dentro "el aparato del PSE es mucho aparato".

El debate de reagrupar las diferentes carteras y otras de nueva creación como el Departamento de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino está encima de la mesa. Y una de las posibilidades, aún no cerrada, es que el futuro Ejecutivo no tenga vicepresidencias. Algunas fuentes socialistas consideran que sería un tanto "arriesgado" que López apareciera sin ningún tipo de parapeto. Aunque ese papel se puede suplir sin necesidad de crear un aparataje como el de la actual Vicelehendakaritza si, finalmente, el ansiado independiente en materia de Economía y políticas anticrisis no termina de cuajar. Diversas fuentes conocedoras de los debates internos sobre el organigrama y su composición apunta que esta semana será "claPSE reúne a su dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de abril de 2009