Reportaje:

El éxito final de Distrito 14

El Artium presenta hoy el documental 'Historia de un grupo de rock', la última película de Juanma Bajo Ulloa

"Nuestro último concierto nos lo planteamos como el primero de una gran gira; sólo al comenzar el bis final tuve conciencia de que, en efecto, la carrera de Distrito 14 llegaba a su fin", recuerda Mariano Casanova, líder de la veterana banda aragonesa de rock'n'roll. El comentario surge la víspera del estreno en Vitoria de la última película de Juanma Bajo Ulloa, Historia de un grupo de rock, documental que recoge aquella actuación que cerraba 25 años de trayectoria de uno de los grupos de rock de culto más reconocidos de España, que en los últimos años había triunfado en Estados Unidos. Esta tarde, a partir de las 19.30, se presenta en el Artium este trabajo con la presencia del director vitoriano y de Mariano Casanova.

Inicialmente, el grupo aragonés le pidió sólo un videoclip de su concierto final
"Fue una gran idea dejarme llevar por el corazón en este proyecto"

A partir del concierto de despedida del pasado 9 de febrero de 2008, el documental recoge la historia de una banda que nunca llegó a alcanzar el éxito, aunque sí la estima del público más cultivado y de la crítica. "Sentimos que la misión estaba cumplida, que lo que tenía que decir Distrito 14 estaba dicho", resume Casanova. "Me he pasado la vida sintiendo para componer, para vivir la música en toda su intensidad. En estos momentos estábamos en un momento de especial gracia creativa, pero había llegado la hora final".

Esta actitud honesta, no exenta de romanticismo, cautivó a Bajo Ulloa, a quien el grupo sólo le había pedido que grabara un videoclip resumen de su actuación final. El director vasco, que conocía únicamente por referencias del trabajo de Distrito 14, se volcó en el proyecto. "La película cuestiona la definición de éxito. Habitualmente se consideran éxito y fama como una misma cosa y se obvia el concepto de triunfo personal", comenta Bajo Ulloa.

Y si por algo se puede reconocer la trayectoria de los miembros de Distrito 14 es por ese concepto de "triunfo personal". Comenzaron en 1982, en su Zaragoza natal, como un grupo heredero de los sonidos roqueros de Led Zeppelín o Allman Brothers, en paralelo a bandas como los Black Crowes o los Héroes del Silencio, cada cual en su estatus. Lograron una cierta fama, sobre todo por sus conciertos, pero nunca lograron grandes audiencias. Así y todo, la banda se mantuvo, en buena parte, gracias al ímpetu de Mariano Casanova, todo un carácter, como retrata el filme de Bajo Ulloa.

"Pero Distrito 14 era una banda y desaparece porque ese concepto ha dejado de existir", apostilla Casanova, que quiere dejar claro que él no es el protagonista. La película recoge este "buen rollo" que lleva a que el concierto participen todos los músicos que integraron la banda, además de invitados como Aurora Beltrán o Enrique Bumbury. Sin olvidar que la historia que recoge Bajo Ulloa es, sobre todo, el relato de una generación, quizás lo que cautivó al cineasta. "Ahora sé que dejarme llevar por mi corazón a la hora de apostar por el proyecto fue una gran idea", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de abril de 2009.