Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide hasta seis años para jugadores del Bada Bing

Boixos Nois exime de culpa a la peña riojana

El fiscal pide penas de entre dos años y medio y seis años y cinco meses de cárcel para los siete jugadores del Bada Bing acusados de agredir en enero a los del Rosario Central durante un partido de la Tercera Territorial catalana. Les acusa de delitos contra la integridad moral, lesiones, desórdenes públicos y coacciones.

Entre los acusados figura el autor del crimen de la Villa Olímpica en 2000, Valentín Moreno, que disfrutaba del régimen de tercer grado. Según el fiscal, Moreno, que estaba en la grada, y su hermano Israel habrían sido los instigadores del ataque, que comenzó con insultos racistas a los rivales, mayoritariamente jóvenes de origen latinoamericano.

Moreno, a quien le fue revocado el tercer grado, y otros dos de los cinco primeros detenidos ingresaron en la cárcel por orden del juez. Un sexto acusado se entregó a la policía y el séptimo, el presidente del Bada Bing, Efrén S., de 19 años, fue detenido en el Camp Nou durante el partido de Copa entre el Barça y el Espanyol.

"Por vías diferentes"

Alguno de los jugadores del Bada Bing forman parte de los Boixos Nois, quienes ayer emitieron un comunicado en el que eximen de responsabilidad a la Peña Barcelonista Riojana por cederles tres entradas para el partido de Múnich contra el Bayern. Aseguran que el vendedor desconocía su destino y dicen que adquirieron las otras, pues viajaron unos 20, "por vías diferentes".

Enrique Vallejo, que ha sido expulsado de la peña logroñesa, en la que ejercía como secretario, corroboró que sólo vendió tres localidades y sin saber la identidad de los destinatarios y que las otras 17 -el club les había cedido 20- las utilizaron familiares suyos desplazados a Alemania.

A su vez, la peña aseguró que desconocía que se hubieran pedido 20 entradas al club azulgrana, que investiga si otras peñas han podido vendérselas a los Boixos Nois. Unas imágenes de Canal + demuestran que en el Allianz Arena había una pancarta a nombre de Boixos La Rioja.

Los cinco retenidos en Múnich por la agresión a un escolta de Joan Laporta, el presidente del Barça, regresaron a la capital catalana en el vuelo previsto, explicaron fuentes de los Mossos. Tras prestar declaración en comisaría, fueron puestos en libertad porque la víctima no pudo identificar al autor material del ataque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 2009