Los padres de la menor de Mauritania no van a prisión

Hawa Meint Cheik el Bou y Mohamed Ould Abdallahi no irán por ahora a la cárcel. La madre y el padre de una menor mauritana a la que obligaron a casarse en su país cuando tenía 14 años, fueron condenados el mes pasado a 17 años y 18 meses de cárcel, respectivamente.

La fiscal de la Audiencia Provincial de Cádiz solicitó el ingreso en prisión de los progenitores mauritanos que emigraron a Puerto Real (Cádiz) hace ya 20 años. Alegó que los padres podían "tener una reacción de venganza hacia la víctima o hacia la familia con la que convive" la menor y que existía un riesgo de fuga.

La Audiencia rechazó ayer la solicitud de la fiscal. La corta duración de la pena impuesta al padre le disuadirá de fugarse, explica. A la madre se le ha retirado su pasaporte por lo que difícilmente podría salir de España.

José Álvarez Domínguez, el abogado de la familia, reaccionó con júbilo al auto. "Es una victoria del Estado de derecho", declaró. Ha recurrido la sentencia. La fiscal jefe de Cádiz mostró, en cambio, su preocupación por las consecuencias que tendrá que los padres no sean encarcelados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de abril de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50