Datos para preocuparse

Pese al optimismo oficial, los datos económicos en EE UU siguen siendo preocupantes. El sector del comercio, por ejemplo, aún sufre por un consumidor que tiene miedo a gastar. Y la contracción se notó especialmente en artículos electrónicos.

En marzo, las ventas en el comercio cayeron un 1,1%, tres veces más de lo esperado. El dato decepcionó en Wall Street, que cerró con una caída del 1,71%. Incluso si se descuenta la venta de coches, la caída fue intensa: nueve décimas porcentuales. En Bolsa, la esperanza de una apertura en positivo tras los beneficios adelantados por Goldman Sachs se vio frustrada. Pesa mucho la debilidad que siguen mostrando los datos económicos tras 16 meses de recesión.

El de las ventas es un indicador, en todo caso, muy volátil, pero en la víspera de conocer la inflación de marzo, también se hizo público el dato de que los precios en la cadena de producción industrial cayeron un 1,2%. En tasa anual, el descenso llega al 3,5%, el mayor desde enero de 1950 por el fuerte abaratamiento de la energía.

Pero aunque persisten los nubarrones, Ben Bernanke prefiere hablar de un futuro mejor. Así, habló de que la Reserva Federal necesita una estrategia de salida para cuando la economía empiece a mejorar y se pueda retirar de manera controlada "el apoyo extraordinario" dado al conjunto de la economía. Pero los economistas no quieren ir tan rápido, y califican las últimas subidas en Wall Street como un "repunte de esperanza" que no ven sostenible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50