Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU tiende la mano a China para cooperar en el espacio

Un asesor de Obama no descarta el uso de naves del país asiático cuando deje de funcionar el transbordador, en 2010

Recurrir a naves chinas para trasladar astronautas a la Estación Espacial Internacional, cuando ya no esté disponible el transbordador espacial no es descartable, según John Holdren, asesor científico del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. En sus primeros contactos con los medios de comunicación de su país tras su confirmación en el cargo, Holdren reconoció que se puede retrasar el nuevo sistema espacial Constellation, previsto para 2015. La retirada del transbordador espacial, prevista para 2010, puede a su vez aplazarse ligeramente hasta completar las misiones previstas, pero no más de unos meses, comentó a ScienceInsider, un blog de temas de ciencia.

Como consecuencia, durante los, al menos, cinco años en que Estados Unidos no dispondrá de sistema de transporte propio, podría recurrir, además de a las naves rusas, a las chinas. "Creo que es posible, en principio, llegar al suficiente grado de confianza en los chinos", declaró Holdren.

"Creo posible llegar al suficiente grado de confianza con esta nación"

Europa tiene planes para desarrollar una nave tripulada, adecuada para la Estación Espacial, a partir de la nave de carga ATV probada con éxito el año pasado, pero el proyecto no se ha puesto todavía en marcha. China ha lanzado desde 2003 tres misiones tripuladas con estancias orbitales de corta duración a bordo de naves Shenzhou, parecidas a las Soyuz rusas, aunque no ha demostrado capacidad de atraque.

Obama no ha nombrado todavía un nuevo director de la NASA, a pesar de que el anterior dejó el cargo hace más de un mes.

Además de los temas espaciales, Holdren ha tocado varios aspectos del amplio abanico de su competencia. Físico nuclear, se ha mostrado en contra de que Estados Unidos desarrolle nuevas armas nucleares. Cree que las actuales técnicas para asegurar la capacidad nuclear con el mantenimiento de las cabezas ya existentes son suficientes ahora y que los laboratorios nacionales dedicados a este tema deben desarrollarlas todavía más. Respecto a los fondos aprobados para estimular la economía de Estados Unidos, John Holdren reconoció que si se exige mucha burocracia a los científicos para acceder a ellos se perjudicará su productividad. "Trataremos de evitarlo", señaló.

El calentamiento global y la energía, dos temas muy relacionados en el programa electoral de Obama, preocupan especialmente a Holdren, que se ha especializado en ellos. Su prioridad, sin embargo, son las personas, la elección de su equipo en el Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología de la presidencia para poder tratar todos los temas pendientes. Ya tiene a los especialistas en biomedicina Harold Varmus (premio Nobel) y Eric Lander y explica que es un firme creyente en equipos "formados por las personas adecuadas para hacer cosas determinadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 2009