La ausencia de diputados tumba la 'ley antipiratería' en Francia

Contra todo pronóstico, la Asamblea Nacional francesa votó ayer en contra del proyecto de Ley de Protección de la Creación en Internet del Gobierno conservador de Nicolás Sarkozy, debido a la ausencia de gran parte de los diputados del partido gubernamental. El texto preveía sancionar a los internautas adeptos a las descargas de contenidos protegidos con una suspensión de conexión a Internet de hasta un año, un tiempo durante el cual deberían seguir pagando su abono.

"No renunciaré a sacar adelante la ley", advirtió Sarkozy, "sean cuales sean las maniobras irrisorias que tienen como único objetivo perjudicar la diversidad y la creación". "Esta ley es fruto de un acuerdo alcanzado entre artistas, productores y empresas de telecomunicación", recordó en un comunicado. El proyecto será de nuevo sometido a votación, tras el periodo de vacaciones que se iniciaba anoche, previsiblemente el 28 de abril.

Más información
La Asociación de Internautas pide la recusación de González-Sinde por conflicto de intereses
Europa no exigirá la vía judicial para cortar Internet a quienes descarguen contenidos
La Asamblea Nacional francesa aprueba la ley antipiratería

La ausencia de varios parlamentarios de la UMP permitió a la oposición socialista, apoyada por los comunistas y el grupo verde, echar atrás el proyecto de ley antipiratería. Sólo 15 diputados votaron a favor y 21, incluidos dos miembros de la mayoría parlamentaria, en contra. La votación del texto, que el Senado había aprobado, debía ser un simple trámite dada la mayoría parlamentaria de la UMP.

Alborozo en la Red

El rechazo, aunque momentáneo, causó alborozo en la comunidad internauta tanto francesa como española, que tardó unos minutos en inundar de comentarios las webs que informaban de la noticia. Y es que el llamado modelo Sarkozy ha sido el elegido por la industria cultura española y por el Ministerio de Cultura que dirige Ángeles González-Sinde en las negociaciones que mantienen con los operadores de acceso a Internet para implantar un sistema de control de las descargas en España.

Aunque el Gobierno anuncia que el revés sufrido ayer en la Asamblea no hará más que retrasar en unas semanas la aplicación de la ley, la oposición ha logrado con este vuelco reavivar el debate. El 60% de los franceses están en contra, según un sondeo publicado por Journal du Dimanche. Incluso han aparecido voces críticas entre el colectivo de artistas, que apoyan en su mayoría el proyecto. El martes, Libération publicaba una tribuna firmada por trece artistas, entre ellas Catherine Deneuve y Victoria Abril, que denunciaban una iniciativa "demagógica, técnicamente inaplicable, ignorante de los nuevos procesos de descarga y puramente represiva".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS