Los 'aluniceros' atacan de nuevo una tienda, esta vez en Chamberí

La capital sufre cuatro asaltos a ópticas y perfumerías en cuatro días

"Ha sido estilo Chicago años veinte". No es la primera vez que una vecina de la calle de Alonso Cano presencia desde su ventana un alunizaje en la perfumería Eliris, a la altura del número 89. Por eso, para poder mirar sin ser vista, esta vecina suele dejar la persiana un poco subida. La madrugada de ayer, sobre las cinco, la despertó un ruido fuerte. Cuando se asomó a ver qué pasaba, la escena le pareció de película. "Un coche tenía la parte de atrás empotrada en el escaparate. Uno de los ladrones le gritaba al conductor desde fuera: '¡Empuja, empuja!".

Es el tercer ataque que sufre esta perfumería en los últimos dos meses. El primero fue otro alunizaje y el segundo, hace unas tres semanas, un intento de saltar la cerradura. En ambos los ladrones se fueron con las manos vacías. Pero a la tercera va la vencida. "Sólo se han llevado el cambio que quedaba en la caja", cuentan los responsables de la tienda. Aguantan el enfado de tener que pasar el día festivo custodiando el lugar. "Unos setenta euros en monedas y algún perfume", calculan. Escaso botín para los daños ocasionados.

"No hacía nada que habían arreglado la puerta tras el otro asalto", recordaba otra vecina ayer, mirando con lástima el amasijo de hierros en que quedó convertida una de las entradas de la tienda. Se trataba de una puerta de cristal protegida con una verja. También tenía alarma, pero de poco sirvieron las precauciones. El coche que emplearon los delincuentes, un Ford Sierra que el Cuerpo Nacional de Policía no ha identificado como robado, la destrozó.

Fue la vecina que vio la escena agazapada tras la persiana la que llamó a la policía, que llegó en pocos minutos. "Los ladrones, que llevaban pasamontañas y vestían de oscuro, abandonaron el coche con el que habían roto la puerta y salieron huyendo en otro, perseguidos por la policía", relata. Los agentes no consiguieron alcanzarles. Los aluniceros, dos según una portavoz de la Jefatura Superior de Policía, consiguieron escapar.

Es el segundo robo con fuerza que se produce en 24 horas en la ciudad. La madrugada anterior, la del miércoles, una óptica de Arganzuela fue atacada a mazazos por seis encapuchados que se hicieron con un botín de 5.000 euros en gafas de marca.

Además, poco antes de la medianoche del miércoles, en el barrio de Las Tablas, según los vecinos de la zona, tres hombres llegaron en coche delante de la óptica Ares. Tras detener allí el vehículo, cogieron las tapas metálicas de dos alcantarillas y destrozaron el escaparate de cristal del establecimiento. No lograron entrar porque había un cierre metálico tras el escaparate. Los vecinos les increparon y hasta les lanzaron algún plato.

En cuatro días (entre la noche del domingo y la del miércoles) los cacos han cometido dos alunizajes en la región y han perpetrado tres robos con mazas, uno de ellos frustrado. Los han sufrido ópticas y perfumerías.

Cronología

- El domingo los ladrones estrellan un coche contra una perfumería de la calle de Alcalá y sustraen perfumes y cremas.

- Ese mismo día, cuatro hombres encapuchados y armados con mazas revientan el cristal de otra perfumería en la calle de Serrano.

- En la noche del martes al miércoles, varios hombres entran en una óptica de la calle de El Majuelo, en el distrito de Arganzuela, y se llevan gafas por valor de 5.000 euros.

- Una hora antes, varios hombres tratan de robar una óptica en el barrio de Las Tablas golpeando el cristal del escaparate con dos tapas de alcantarillas.

- Con el de ayer, son 12 alunizajes en lo que va de año, según el recuento de este periódico. El año pasado se saldó con 20.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de abril de 2009.