Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas de la UE a la banca suman ya tres billones

La Comisión Europea anunció ayer que desde septiembre de 2008 -tras la quiebra de Lehman Brothers- ha aprobado más de 50 medidas para estabilizar el sistema financiero, que suman ya tres billones de euros. Se trata del importe de las garantías para la banca (hasta 2,3 billones), planes de recapitalización (300.000 millones) y medidas específicas de reestructuración (400.000 millones). Esa cifra es similar a la aplicada por Estados Unidos, que ha inyectado otros tres billones de euros para tratar de estabilizar su sistema financiero desde el estallido de las hipotecas basura.

En total, las ayudas a la banca a ambos lados del Atlántico suman ya seis billones de euros. Pero están lejos de acabarse: el Fondo Monetario Internacional estima en tres billones de euros los activos tóxicos que la industria financiera debe limpiar aún de sus balances. Y esa cifra va en aumento a medida que pasa el tiempo sin que los bancos reconozcan todas las pérdidas.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, destacó ayer que las ayudas públicas reales serán "significativamente menores" a esos tres billones, ya que los fondos destinados a garantías están siendo muy inferiores a la cifra máxima aprobada por Bruselas. Kroes recalcó que el control y la autorización de estas medidas por parte de Bruselas "ha prevenido que los Estados miembros caigan en la práctica del proteccionismo y exporten sus problemas a los otros".

Discrepancia española

Sin embargo, varios bancos españoles -como el Sabadell o el Popular- han criticado algunas de las ayudas en varios países y las entradas en el accionariado de Gobiernos en entidades financieras para reforzar su capital. El ya ex ministro de Economía, Pedro Solbes, se ha mostrado crítico con las ayudas al asegurar que tanto la UE como EE UU "bordean el proteccionismo financiero". "Hay que buscar fórmulas de intervención que no alteren las reglas de juego del mercado", dijo Solbes en febrero.

Ésa no es la opinión del Ejecutivo europeo. La Comisión explicó ayer que las ayudas al sector financiero han impedido "una carrera de subsidios" y han mantenido unas condiciones similares para todas las entidades. Kroes fue más allá y dijo que la supervisión de Bruselas ha impedido la "desintegración" del sector financiero, y que la banca tiene ahora la responsabilidad de "limpiar sus balances y reestructurarse para asegurar su futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009