Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

La madrileña Virtual Toys detrás del éxito 'Imagina ser...'

La compañía madrileña de desarrollo Virtual Toys es la responsable de la saga Imagina ser. A sus espaldas están Horsez 1 y 2, Imagina ser diseñadora de moda, veterinaria, amazona y otros. El responsable de producto, Gilberto Sánchez, tiene un sabor agridulce de esta experiencia de trabajar por encargo, en este caso para Ubi Soft. Les ha permitido financiar varios proyectos, pero a costa de quedar excluidos de la fama y de participar en los beneficios.

Pregunta. ¿Qué os inspiró para los juegos de niñas?

Respuesta. El concepto debajo de las consolas es básicamente jugar y esto no es sexista, juegan tanto los niños como las niñas. Lo que había que encontrar era el contenido apropiado. Virtual Toys lo encontró con una plataforma que no es excesivamente exigente en costes de desarrollo.

MÁS INFORMACIÓN

P. ¿La Nintendo DS?

R. Nos ha permitido acercarnos a los gustos de las niñas gracias a su sencillez y la similitud entre el lápiz sobre la pantalla con los juegos de dibujo.

P. ¿Os sentís cómodos con esta incursión en la parcela de los jugueteros?

R. En un mundo cada vez más tecnológico era cuestión de tiempo que los niños encontraran productos que supieran atraer su imaginación. Si crecen en hogares con tres telemandos es lógico que se sientan atraídos por mundos fantásticos y por la posibilidad de adquirir conocimientos en entornos interactivos. Como el cine, la TV y los parques de atracciones no entran en las parcelas de los jugueteros, tampoco el videojuego. Es una cuestión de quién sabe captar mejor la atención del niño.

P. ¿Es una moda pasajera?

R. Es un ciclo, y como tal tendrá sus fases y llevará a la renovación en nuevos modelos de producto y de negocio. La distribución digital de contenidos va a iniciar la renovación del modelo actual y la gente pagará por uso y nivel de calidad que desee. El productor va a tener mejores elementos de control de su propiedad intelectual y, por lo tanto, de su retorno de la inversión.

P. ¿No hay una saturación con productos de baja calidad?

R. La calidad es proporcional a lo que estamos dispuestos a pagar por ella y la capacidad para producirla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009