Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La remodelación del Ejecutivo | Reacciones de la oposición

Rajoy: "Los cambios son el reconocimiento de un fracaso"

El líder del PP cree que "no se ha apostado por los mejores"

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, criticó con dureza la remodelación del Gobierno anunciada ayer por el presidente Zapatero, que consideró "el reconocimiento de un fracaso colosal". Rajoy criticó las formas que, a su juicio, demuestran "la falta de control" y la "improvisación" del Ejecutivo, y sobre todo el fondo. Aseguró que no existen precedentes de un Gobierno que afrontara una remodelación "tan fuerte" de ministros y de sus responsabilidades apenas un año después de la última remodelación.

Sobre los elegidos, Rajoy declaró: "No voy a entrar en los nombres, pero aquí no se ha apostado por los mejores. No está ni mucho menos acreditado que las personas que ahora forman parte del Gobierno sean mejores que las que lo dejan", afirmó en Las Palmas, donde asistió a una reunión con empresarios canarios.

Para el líder popular, la remodelación del Gobierno obedece a "un reajuste interno en el PSOE" y a un intento de "tapar los disparates de Zapatero".

El diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, calificó la remodelación de "salida en falso" y "cierre de filas del PSOE". "Zapatero, en vez de mirar hacia delante, mira hacia dentro y hacia atrás", concluyó Llamazares, que aventuró que ésta no sería la última remodelación del Gabinete en esta legislatura porque "la falta de liderazgo y de rumbo seguirá horadando y quemando los gobiernos".

En la misma línea, el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, opinó que la "precipitada" remodelación del Gobierno es una "huida hacia adelante" para tapar la crisis económica, y aprovechó para pedirle a la nueva vicepresidenta segunda, Elena Salgado, "que deje de maltratar a Cataluña en todos los aspectos referentes a la financiación". Además, criticó que el Ejecutivo, en lugar de "adelgazarse", se "engorda" en plena crisis con la creación de una nueva vicepresidencia, que aumenta el gasto público. El nombramiento de Blanco, añadió, es "catastrófico" y da "mucho miedo".

Todos los partidos catalanes lanzaron una petición similar: que los cambios ministeriales sirvan para desencallar la financiación de la Generalitat y los traspasos que prevé el Estatuto catalán, informa Miquel Noguer. El secretario general de ERC, Joan Ridao, advirtió a Zapatero: "Para asegurar la estabilidad parlamentaria lo que hace falta son reformas económicas y resolver la carpeta catalana, especialmente la financiación". Joan Herrera, de ICV, lamentó que los cambios estén orientados exclusivamente en clave "interna".

El tripartito vasco en funciones (PNV, EA y EB) interpretó los cambios como una muestra de "los síntomas de agotamiento del Ejecutivo". La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate (PNV), afirmó que "con estos nombramientos no se va a hacer frente a los desafíos económicos", informa Eduardo Azumendi. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, opinó sobre los cambios: "O son un intento de control por parte del Gobierno sobre el PSOE o bien hay una política de control desde el PSOE a todo los que es una tarea de gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009