Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La remodelación del Ejecutivo | Educación

El Ministerio de Ciencia, medio vacío un año después

No ha sido la estructura sino la persona y la gestión. Sólo un año después de crearse el Ministerio de Ciencia e Innovación se ha quedado medio vacío, al perder las universidades. La ministra Cristina Garmendia no ha sabido hacerse con la política universitaria. Pero hay demostraciones de que ésta unida a la política científica pueden caminan bien de la mano si se saben llevar bien. En algunas comunidades, como Andalucía y Cataluña, funciona esta fusión con éxito, así como en otros países. La actividad de las universidades no está menos ligada a la investigación (esto es, la ciencia) que a la docencia. Por eso, el nuevo modelo por el que ha optado Zapatero no acabó de convencer ayer, especialmente entre el personal investigador de las universidades, donde se realiza el 60% de la investigación.

Ciencia e Innovación, al perder en esta reestructuración una de sus dos secretarías de Estado, la de Universidades, que pasa a Educación, se queda sólo con la de Investigación, cuando todavía el ministerio de Garmendia no ha cumplido el año de existencia y apenas ha tenido actividad política. El experimento de Zapatero se diferencia del modelo implantado en 2000 por el PP (el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que sustituyó a Industria y sólo duró una legislatura). Sin embargo, la descoordinación y los problemas competenciales que entonces se dieron se parecen a los que han surgido en este año.

Competencias

Lo primero a resolver es que la Secretaría de Estado de Universidades se venía encargando hasta ahora también de la gestión del Plan Nacional de I+D+i, a través de la Dirección General de Programas y Transferencia de Conocimiento, que presumiblemente permanecerá en Ciencia e Innovación.

Otra gran pata de Ciencia e Innovación, el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), sigue adscrita a este ministerio. Queda pendiente, así, resolver los conflictos de competencias que el departamento de Garmendia mantiene con el de Miguel Sebastián (Industria), sobre todo acerca de los programas aeroespaciales. El CDTI venía gestionando estos programas desde Industria, pero el año pasado fue transferido al nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación aunque el departamento de Sebastián recuperó las competencias (incluidos los fondos) de este sector en su decreto de reestructuración después de la formación del anterior Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009