Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La remodelación del Ejecutivo | Economía y Hacienda

Salgado, primera mujer al frente de Economía por su "acreditada eficacia"

La nueva vicepresidenta fue propuesta por su predecesor, Pedro Solbes

La nueva vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, decía, en una entrevista con EL PAÍS en 2006, que nunca se tatuaría el nombre de Zapatero ni ninguna otra cosa. Ahora no tendrá más remedio, aunque sigue pensando igual, que llevar bien grabado en la cabeza el nombre del presidente y la misión que le ha encomendado. Nada menos que liderar el "nuevo impulso" que el jefe del Ejecutivo quiere dar a la política económica del país en la "fase decisiva" de la crisis.

Le toca asumir el cargo en un momento de profunda recesión y futuro imprevisible que ha acabado con el aguante de Pedro Solbes, quien, aseguran, recomendó su nombre a Zapatero para sustituirle. Es un reto de los que le gusta a esta menuda mujer en la que Zapatero ha visto a la persona "adecuada" porque "conoce muy bien la Administración" y tiene "una visión amplia" de la realidad y "una acreditada eficacia en la gestión". Lo suficiente, a su juicio, para una "dirección integral" del departamento con "iniciativa, capacidad de diálogo y cooperación" frente a otros posibles candidatos, como Miguel Sebastián.

Además de esa visión global que destaca Zapatero, Salgado sabe de economía, materia en la que se licenció tras hacerse ingeniera industrial. Ocupó varios cargos con Felipe González, sobre todo con José Borrell, uno de sus mentores. Como titular de Administraciones Públicas, se encargó del nuevo modelo de financiación autonómica y local, que precisamente le ha granjeado serios reproches desde Cataluña, donde se la acusa de centralista y dura.

Dicen los críticos de Salgado, que no le faltan, que apenas tiene peso político y es elitista y opaca. Pero la gestión como ministra de Sanidad, primero, y de Administraciones Públicas, después, la avalan como seria y eficaz. Seguramente por eso es de los pocos que ha estado en todos los gobiernos de Zapatero, junto a De la Vega, Espinosa y Moratinos. Se lo ha ganado a pulso. "¿Qué peso tenía Solbes cuando, siendo ministro de Agricultura sustituyó nada menos que a Carlos Solchaga en Economía en 1993?", se pregunta un ex ministro.

Salgado es la primera mujer que pasa a engrosar la histórica lista de más de dos siglos de ministros de Economía y Hacienda. No deja de ser una anécdota para una mujer que siempre ha defendido la igualdad de género; pero que a buen seguro tratará de no dejar en mal lugar el suyo.

Para ello deberá emplear toda la tenacidad y persuasión que se le atribuye, como demostró con la polémica ley del tabaco, que fue contestada por algunas comunidades gobernadas por el PP, como la de Madrid de su amiga Esperanza Aguirre, que en 1996, nada más ser nombrada ministra de Cultura, obligó a Salgado a dimitir como directora del Teatro Lírico. Salgado se negó. Aguirre cortó por lo sano y abolió el cargo.

Como titular de Sanidad también intentó implantar la denominada ley del vino, proyecto de prevención del consumo del alcohol entre menores; se enfrentó con Burger King, a la que instó a retirar la publicidad de las hamburguesas XXL, y se mostró a favor de la selección genética de los embriones con fines terapéuticos, lo que provocó los ataques de la Iglesia y la derecha más recalcitrante. En 2006 optó y no logró la presidencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A esta gallega de Ourense, aficionada a la ópera y a la montaña que cumplirá 60 años en mayo, divorciada y con una hija, le encantaría desconectar el móvil y hacer sus largas marchas sin escolta; pero ahora lo va tener más difícil. Su bautizo electoral fue en 2008 como candidata del PSOE por Cantabria, a donde llegó como cunera para sustituir a su amigo Alfredo Pérez Rubalcaba, pero se amoldó pronto. Entre sus defensores acérrimos figura el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, quien ayer afirmó sentirse "orgulloso" de su nombramiento.

La ministra antitabaco

- Elena Salgado es vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda.

- Es ingeniera industrial y licenciada en Ciencias Económicas.

- Ha sido ministra de Sanidad y Administraciones Públicas en los anteriores gobiernos de Zapatero.

- En sus tres años en Sanidad batalló para potenciar los hábitos de vida saludables y sacó adelante la polémica ley antitabaco.

- En 2006 se quedó a las puertas de presidir la Organización Mundial de la Salud.

- Zapatero dijo ayer: "Su figura responde a la acreditada eficacia en la gestión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009

Más información