Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Juana: "Ya no soy de ETA, no me pueden decir qué hacer"

El ex preso etarra Iñaki de Juana Chaos rompió su silencio para intentar lavar su imagen. "Si la Justicia me ordena volver a España, iré", asegura en una entrevista que publicó ayer el periódico norirlandés The Irish Times. El antiguo jefe del comando Madrid, que pasó 18 años en la cárcel por matar a 25 personas y ahora vive en libertad vigilada con su mujer en Belfast (Irlanda del Norte), rechaza pedir perdón a las víctimas de sus atentados.

De Juana niega que sea el autor de una carta que se leyó durante el homenaje que la ilegalizada Askatasuna le rindió en agosto de 2008 en San Sebastián tras salir de la cárcel. La polémica misiva, con la que supuestamente incurre en un delito de enaltecimiento del terrorismo, fue publicada en Gara.

La Audiencia Nacional solicitó la extradición del ex etarra y la justicia norirlandesa anunciará su decisión el 15 de mayo. De Juana rechaza que la carta fuera leída en su nombre y afirma que ETA nunca le ha pedido que la reconozca. "Eso son fabricaciones de los medios de comunicación. Ya no soy miembro de ETA y no pueden decirme qué hacer".

El periodista le presenta como un hombre afable con sentido del humor, aunque admite que el ex preso echa balones fuera en cuestiones espinosas como la posibilidad de que ETA abandone las armas. "Si el País Vasco pudiese decidir libremente su futuro, el conflicto ya habría acabado".

Construir imputaciones

El ex preso etarra recuerda también la reacción del ex ministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar, cuando el terrorista estaba a punto de cumplir sus condenas. "Había cumplido mi sentencia y cuando iba a ser finalmente liberado, el ministro López Aguilar dijo públicamente que los jueces deberían construir nuevas imputaciones contra mí", explica el ex preso.

También aprovechó para introducir algunas de las visiones de ETA y su entorno sobre la violencia en el País Vasco, como cuando, al referirse a las personas que viven bajo la amenaza de la banda, afirmó: "En un conflicto, todos sufren. No quiero más madres llorando a sus hijos en nuestro país". De Juana concluye su entrevista con esta afirmación: "He cumplido mi condena, el pasado es el pasado y sólo quiero rehacer mi vida con mi mujer y mirar hacia el futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 2009